¿Qué smartband es la mejor? Guía de compra
Maribel Baena

¿Te has planteado alguna vez hacerte con una smartband? De ser así, seguramente te hayan surgido miles y miles de dudas. Como, por ejemplo, qué marca es más recomendable o qué debes buscar para hallar la más completa. En esta guía de compra vamos a analizar todo lo que debes saber de una pulsera de actividad para que puedas elegir la mejor para ti. ¡Continúa leyendo!

Las pulseras de actividad se han popularizado cada vez más, convirtiéndose casi en un imprescindible en nuestro día a día. No solo nos ayudan a mantenernos activos y a ver si estamos realizando suficiente actividad, sino que también nos permiten permanecer conectados.

Mas, como sucede con prácticamente todos los dispositivos tecnológicos, hay tantos en el mercado que es difícil saber cuál escoger. Es por eso por lo que hemos querido diseñar esta guía de compra, para hacerte la labor mucho más sencilla. Hay cientos, incluso miles, de smartbands. ¡Pero siempre hay una más adecuada para ti! Y nosotros te vamos a enseñar las claves para hallar la ideal.

Razones para comprarte una smartband

Comencemos por el principio: sí, comprarte una smartband es una buena idea. En primer lugar, ¿quién no lleva siempre un reloj consigo? Pues esta pulsera te permitirá sustituir ese reloj tradicional, manteniendo la funcionalidad de señalarte qué hora es. Pero a esto le tendrás que añadir una gran cantidad de características añadidas que harán que tu día a día sea más fácil.

correas smartband

Incluso las más sencillas y asequibles te permiten ver cuántos pasos has dado. Mantenernos activos hoy en día, cuando casi todos tenemos trabajos muy sedentarios, es fundamental para mantener una correcta forma física. Como bien indican desde la Organización Mundial de la Salud, es necesario dar 10.000 pasos al día. ¡Y con tu smartband podrás marcarte retos e ir consiguiéndolos!

Por si esto fuera poco, también sabrás tu frecuencia cardíaca. Hayas padecido o no problemas del corazón, es un parámetro importante que habla mucho de tu salud. Si además eres de los que realiza deporte a diario, podrás saber si la intensidad de este está siendo la adecuada. E incluso hay pulseras que te permiten conocer otro tipo de parámetros relacionados con tu cuerpo, como la saturación de oxígeno en sangre.

Más allá del apartado de salud, estos dispositivos son una forma muy discreta de mantenerte siempre conectado a tu smartphone sin tener que sacarlo del bolsillo. Si estás en una reunión, o si estás paseando por la calle, no tendrás que pararte a coger el teléfono para ver quién te ha escrito un mensaje. Todo esto podrás verlo rápidamente desde tu muñeca. ¡Son todo ventajas! En el momento en el que incorpores a tu vida una smartband, no sabrás vivir sin ella.

Las diferencias entre una smartband y un smartwatch

¿No sabes si decidirte por un smartwatch o una smartband? ¡Es una duda totalmente comprensible! Para saber cuál de los dos dispositivos encaja mejor contigo, lo ideal es conocer las diferencias entre ambos. Lo cierto es que esto va a depender mucho de los productos concretos que quieras comparar, puesto que igual que hay relojes de alta gama, ¡también hay pulseras así!

Hoy en día, las funciones a nivel deportivo pueden ser exactamente las mismas. Vas a encontrar pulseras inteligentes capaz de monitorizar exactamente lo mismo que un reloj inteligente: pasos, pulsaciones, actividad física, sueño, estrés, saturación de oxígeno… Con lo cual, este factor puede pasar a no ser lo suficientemente significativo como para que tomes una decisión. Sí que notarás la diferencia en el hecho de que las smartband no suelen tener sistema operativo. Esto hará que tengan menos funcionalidades en este sentido, puesto que no te dejarán descargar apps, por ejemplo. En el caso de que busques un dispositivo complejo y que funcione casi como smartphone, es mejor un smartwatch.

Sí hay un punto que seguramente te haga decidirte por uno u otro: el tamaño. Las pulseras son mucho más discretas, tienen unas medidas más reducidas, y eso hará que puedas llevarla sin llamar demasiado la atención. Mientras que los smartwatches ocupan lo mismo que un reloj tradicional, o incluso más, estas pulseras son más comedidas.

Por supuesto, esto puede llegar a tener una pega: la pantalla es más pequeña, y las notificaciones se verán con un tamaño menor. No te preocupes demasiado por esto, puesto que si eliges una pulsera de buena calidad y con una pantalla eficiente, ¡apenas lo notarás! Al final, la decisión entre un dispositivo u otro va a depender mucho de tus necesidades y de tu gusto. Eso sí: una smartband suele ser más asequible que un smartwatch. ¡Y esto es un punto muy positivo a su favor!

Fíjate en estos factores al comprar una

¿Tienes claro que quieres hacerte con una pulsera de actividad? En ese caso, hay ciertos factores que debes considerar antes de lanzarte a comprar. Como sucede con todos los dispositivos, hay algunas características que podríamos considerar vitales y que harán que tu experiencia de usuario cambie mucho. Si no las analizas detenidamente antes de darle al botón de ‘comprar’, ¡puede que luego lleguen los lamentos! Continúa leyendo, puesto que nosotros te ayudamos.

Tamaño y peso

Lo primero que se debe analizar en un wearable es tanto su tamaño como su peso. Al fin y al cabo, es un dispositivo que vas a llevar siempre encima. No solo para hacer deporte, sino también a trabajar, a pasear e incluso puede que no te la quites para dormir. Es por eso por lo que es recomendable que su peso sea ligero. Vas a encontrar una gran variedad de pulseras inteligentes en este sentido, algunas inferiores a los 50 gramos de peso y otras que superen los 100 gramos.

Smartband que mide el estrés

A la hora de hablar del peso, has de considerar también que el tamaño de la pantalla influye. Como mínimo, debes buscar pulseras que tengan alrededor de una pulgada de pantalla. Por debajo de esta cifra puede que acabe por resultarte complicado consultar las notificaciones o los diferentes parámetros de salud. Pero, claro… Cuanto mayor sea la pantalla, más probable será que la smartband acabe por ser demasiado pesada.

En este punto, hay una pregunta que debes hacerte: ¿necesitas una pantalla grande o prefieres una smartband ligera? Si bien es cierto que hay algunos modelos que combinan ambas características, suelen ser mucho más caros y difíciles de encontrar. No hay una respuesta buena ante esta tesitura, aunque nosotros recomendamos que te plantees lo siguiente antes de comprar:

  • ¿De qué tamaño es tu muñeca? Porque si es muy fina, probablemente sea buena idea que escojas un dispositivo acorde a ese tamaño.
  • ¿Estás acostumbrado a llevar un reloj grande? En ese caso, quizá el peso no te moleste porque sea algo con lo que sueles convivir.
  • ¿Necesitas que la pantalla sea grande para poder ver bien las notificaciones? Si la respuesta es sí, puede que debas priorizar este aspecto.

El diseño y la comodidad: vitales en una smartband

Muy en la línea de lo que acabamos de mencionar, es interesante señalar que debes ver que la pulsera te resulte cómoda. ¿Cómo podemos saber esto si no podemos probarla y la compramos por internet? Pues es mucho más sencillo de lo que parece. Es importante que prestes atención a los materiales de la correa que traiga consigo y que revises si podrás cambiar esta. De esta manera, aunque la pulsera no traiga una correa que te guste, posteriormente podrás buscar una que encaje mejor contigo.

smartband Amazfit Band 5

Además, es fundamental que tengas en cuenta las medidas reales de la smartband. Es decir, tanto el alto como el ancho. Una vez las conozcas, puesto que suelen estar reflejadas en las especificaciones del producto, podrás compararlas con tu muñeca. No escojas una que sobresalga demasiado, ya que podría acabar por resultarte molesto.

En cuanto al diseño, asegúrate de que la esfera en sí te gusta y podrás llevarla contigo sin sentir que desentona demasiado. Normalmente, todas las smartbands te permiten personalizar posteriormente el interior de la esfera, ¡así que asegúrate de que el modelo que vas a escoger te permite hacerlo! El exterior siempre se quedará tal cual está, así que busca una estética que encaje bien con tu estilo. La correa es otro de esos puntos que podrás cambiar a posteriori, siempre y cuando la smartband te permita hacerlo.

La interfaz: clave en una smartband

Otro de los factores importantes a la hora de escoger una smartband u otra es la interfaz que traiga consigo. Es fundamental que esta sea lo más sencilla posible y que nos permita relacionarnos con la pulsera de forma rápida. Es decir, que no haya que dar una infinidad de pasos para llegar a ajustes, por ejemplo. En este sentido, las pulseras de Xiaomi o de Amazfit son muy interesantes, puesto que son altamente intuitivas.

smartband en la muñeca

Las pulseras de actividad tienden a ser tan simples que no tienen una sistema operativo, como sí que pueden llegar a tener muchos relojes inteligentes. Esto implica que tendrás que conectarlas a un smartphone para poder conocer todos los datos almacenados con precisión. No obstante, sí que hay muchas pulseras que te permiten ver algunos de estos datos en la propia pantalla, pero suelen ser datos de ese mismo día o pocos días atrás.

En este sentido, también es importante que tengas en cuenta la compatibilidad con tu smartphone. Son pocas las pulseras que presentan un problema en este aspecto, pero es algo que debes analizar antes de lanzarte a la compra.

¿Qué debes priorizar, entonces? Que la usabilidad sea buena, que puedas desentenderte con tu smartband sin necesidad de estar constantemente recurriendo al libro de instrucciones o a Google. Debe tener una barra de notificaciones o una pestaña que te permita acceder a los ajustes más comunes, así como un pequeño menú donde estén todas las funcionalidades. Pocas son las pulseras con sistema operativo, pero si optas por una de estas podrás incluso descargar apps complementarias.

Funciones

Como hemos visto al principio, las smartbands tienen una gran cantidad de funcionalidades, prácticamente tantas como los relojes inteligentes. El no tener un sistema operativo hace que no tengan acceso a un repositorio de aplicaciones, por ejemplo, aunque suelen tener algunas ya preinstaladas. Pero a la hora de hacer deporte sí que podrás hacer prácticamente lo mismo.

Lo primero que debes analizar en este sentido son los sensores que tiene la pulsera. Los más comunes son los siguientes:

  • Frecuencia cardíaca.
  • Pasos.
  • Actividad diaria.
  • Calorías gastadas.
  • Monitorización del sueño.

Smartband baratas con aplicación

A partir de aquí, encontrarás smartbands que también tengan sensor de saturación de oxígeno en sangre, de temperatura e incluso algunas con GPS. Estas últimas son muy útiles para quienes salen a correr y no quieren llevar siempre el smartphone encima, pero sí quieren saber qué ruta han recorrido. Por supuesto, el precio se irá incrementando cuanto más vayan subiendo las especificaciones de la pulsera.

Además de lo que hemos mencionado hasta ahora, es interesante que veas cuántos modos deportivos tiene. Lo mínimo exigible son alrededor de 20 modos, puesto que los modelos más básicos cuentan con esto. Mas debes saber que hay pulseras que tienen incluso 100 modos… ¡Y esto es un gran plus! Porque podrás probar una gran cantidad de deportes diferentes e ir registrándolos con facilidad.

Por último, hay una especificación que quizá no consideres importante pero que pueda serte de ayuda a veces: la posibilidad de usar asistentes virtuales. Hay pulseras, como las de Amazfit, que te permiten usar Alexa mediante comandos de voz. Si esto podría resultarte interesante, ¡echa un vistazo antes de comprar!

Conectividad

Cuando hablábamos de la interfaz y del sistema operativo, hemos señalado también la importancia de la compatibilidad. La única forma de asegurarnos de que nuestro smartphone vaya a ser compatible con la nueva pulsera que nos compremos es ver cómo se conectarán ambos dispositivos. No solo hablamos de la conexión a través de bluetooth, puesto que esto es algo básico que suelen tener todos los teléfonos móviles, sino de si necesitas descargar una aplicación.

smartband Xiaomi

Para acceder a todos los datos que vaya almacenando la pulsera, casi siempre necesitarás descargar una app para conectarla a tu teléfono móvil. Cada marca tiene una diferente, y que puede estar presente en la tienda de apps de tu smartphone… O no. Por ejemplo, las pulseras de Samsung no son compatibles con los dispositivos de Apple. La conectividad no es buena, con lo cual es mejor no mezclar en este sentido.

Hay algunas marcas, como Xiaomi o Amazfit, que son totalmente compatibles con todos los terminales. Es un punto que debes analizar previamente, y que siempre aparecerá señalizado en las especificaciones de la pulsera.

Resistencia

¿Estás buscando una smartband para hacer deportes extremos? ¿Una que aguante cualquier tipo de situación meteorológica? En ese caso, hay dos factores a considerar:

  • El primero es el material, tanto de la pantalla como de la correa.
  • El segundo es la certificación IP que tenga.

La correa no debe preocuparte demasiado, siempre y cuando puedas cambiarla. Normalmente, podrás hacerlo en la mayoría de los casos, y hacerte con una correa especial para practicar este tipo de actividades. En el caso de la pantalla, hay algunas que cuentan con vidrio Gorilla Glass. Este material es muy resistente y ligero, con lo cual te ayudará a sobrevivir incluso a los peores golpes. En el caso de que la pulsera no tenga nada de esto, siempre podrás hacerte con un protector de pantalla. ¡Son muy asequibles!

Uso-smartband-negra

No obstante, la certificación IP sí que es importante. De esta depende la resistencia de la smartband tanto al agua como al polvo. IP significa, en inglés, Ingress Protection; es decir, protección de ingreso ante cualquier agente externo. Estas letras aparecen acompañadas de dos números, que nos hablan de la protección contra sólidos y polvo y contra líquidos. Mientras que la protección contra el polvo se mide del 1 al 6, la protección contra líquidos va del 1 al 9.

Lo ideal es que hablemos de una protección IP6X contra el polvo, y de IPX6 como mínimo en cuanto al líquido. Mas si vas a querer nadar o sumergirte en el agua, lo ideal es que la protección sea de IPX8.

Ambos niveles se combinan, con lo cual tendríamos que buscar que fuese IP68, por ejemplo. El 6 sería el que nos indica la protección contra sólidos, como hemos señalado, mientras que el 8 nos indicaría lo resistente que es a líquidos. La elección final va a depender un poco del uso que tú vayas a hacer de la smartband en general. Si no vas a bañarte con ella, con un IP65 podría ser más que suficiente. No le afectarían las salpicaduras, ¡y podrías encontrar dispositivos muy asequibles!

La importancia de la autonomía en una smartband

Por último, la autonomía es una característica que hará que tu experiencia de usuario cambie por completo. Es importante que priorices que la smartband que compres tenga, al menos, cinco días de autonomía. Si bien es cierto que hay marcas que, como Xiaomi, prometen hasta 14 días, no es lo habitual.

¿Por qué la batería es importante? Es muy sencillo: ya vivimos pendientes de cargar nuestro smartphone, nuestro ordenador, los auriculares… ¡No necesitamos tener que estar pendientes también de la pulsera! Así que si podemos cargarla una vez a la semana, ¡mucho mejor!

El uso de los sensores es lo que más incide en la batería y en el gasto de esta. Si tienes una pulsera con GPS y usas este con asiduidad, notarás que la autonomía es bastante escasa porque es una funcionalidad que exige mucho. No obstante, si únicamente la usas para pasear y recibir tus notificaciones del smartphone, la autonomía mejorará mucho.

Marcas de pulseras inteligentes

Ya conoces todos los parámetros que debes analizar en una smartband para hallar la más adecuada para ti, ¿queda algo por saber? ¡Sí! Cada fabricante tiene unas especificaciones diferentes, unos puntos fuertes y otros más débiles. Es importante que sepas esto antes de comprar una pulsera para, de este modo, ver cuál te conviene más. No solo en cuanto a la compatibilidad, como ya hemos señalado, sino mucho más.

Para ello, vamos a ver las principales marcas que trabajan con smartbands y vamos a ir desgranando todas sus características.

Xiaomi

La marca Xiaomi se ha caracterizado por ofrecer productos a muy buen precio y con unas especificaciones bastante buenas. Sus pulseras de actividad son una buena prueba de ello, puesto que suelen tener casi todos los sensores que mencionamos al principio. Es más: la Mi Band 7 cuenta con todos, e incluso hay una versión que también incorpora NFC.

Pese a ser tan completas, ¡sus precios suelen ser bajos! Lo máximo que podrías llegar a pagar por una smartband de este estilo es 60 €, aunque siempre encontrarás ofertas y trucos para ahorrar algo de dinero. Quédate hasta el final, ¡porque te enseñaremos nuestros trucos!

Son perfectas para quienes quieren algo sencillo con lo que saber cuántos pasos dan cada día, la actividad que realizan e incluso la calidad de su sueño. Además, se les puede cambiar la correa y son fácilmente personalizables. ¡Y son compatibles con todos los sistemas operativos!

Huawei

Huawei es una firma que tampoco se queda atrás en cuanto a pulseras de actividad. Además, estas se caracterizan por tener una pantalla bastante grande, convirtiéndose casi en un híbrido entre reloj y pulsera. Son una gran elección para quienes quieren poder ver todas sus notificaciones con claridad.

No solo eso, sino que suelen ser muy completas en cuanto a sensores. Tienen muchos modos deportivos, por encima de la media, y te permiten monitorizar incluso tu oxígeno en sangre. La batería no suele dar problemas, puesto que ronda las dos semanas.

La mayor ventaja de las pulseras de esta marca es, sin duda, la pantalla. Porque podrás personalizarla, consultar notificaciones, ver las fases lunares… ¡Y decenas de cosas más! Es la mejor elección para quienes busquen un dispositivo elegante, funcional y con una autonomía muy alta. El precio continúa siendo muy asequible, alrededor de los 50 €.

Fitbit

Una de las marcas más enfocadas al deporte, más allá de la conectividad, es Fitbit. Sus pulseras de actividad no son asequibles, puesto que suelen rondar o superar los 100 €, pero sí son muy completas. ¡No les falta ni un detalle! Cuentan con todos los sensores e incluso incluyen algoritmos para hacer mediciones muy precisas.

A esto hay que sumarle que cuidan mucho el diseño, buscando siempre la elegancia. Prueba de ello es el modelo Fitbit Luxe, perfecto para quienes busquen que su smartband pase completamente desapercibida. No solo eso, sino que también tienen ediciones especiales casi de lujo para quienes quieran una pulsera totalmente diferente.

Necesitarás descargar una app que estará disponible tanto en teléfonos Android como en dispositivos de Apple, así que no tendrás problemas de compatibilidad.

Samsung

Aunque pueda parecerte increíble, ¡en Samsung también tiene pulseras inteligentes! No todo son smartwatches, y la firma también ha lanzado dispositivos para competir en este sector. Han buscado la ligereza y la facilidad de uso a la hora de diseñar su pulsera, y es algo que se puede apreciar a simple vista.

Smartband Samsung Galaxy Fit

Son dispositivos muy sencillos y, a la par, muy asequibles. Son una gran elección principalmente para quienes ya tienen un terminal Samsung, puesto que la conectividad es muy alta. Además, son muy intuitivos. Perfectos para principiantes y para quienes no quieren complicarse demasiado la vida.

Garmin

Por otra parte, encontramos las pulseras de actividad de Garmin. Son extremadamente sencillas, pensadas únicamente para mostrar datos básicos como la hora, la distancia o las calorías. Si bien es cierto que te avisan mediante vibraciones de que has recibido notificaciones, no las muestran como tal.

Son una buena elección para quienes quieran que la pulsera pase totalmente desapercibida, puesto que es lo que conseguirán. Pese a todo, podrán mantenerse al tanto de las notificaciones que reciban mediante alertas, así como de la actividad física que realicen.

Amazfit

Por último, no podemos dejar de mencionar a otra de esas marcas que ha conseguido abrirse paso en el mercado estos últimos años: Amazfit. Es una firma que ofrece productos de una calidad muy alta a un precio muy competitivo, ¡justo lo que estábamos buscando!

smartbands amazfit band 5

Su pulsera más famosa es la Amazfit Band, que puedes encontrar incluso por 20 € cuando hay ofertas. Tiene la peculiaridad de tener a Alexa en su interior, algo que debes considerar si tienes tu casa domotizada. Porque desde tu propia muñeca podrás controlar cualquier dispositivo inteligente.

Ofrece todos los sensores básicos y una potente batería que te garantiza hasta dos semanas de autonomía. Asimismo, es compatible con todo tipo de sistemas operativos así que no te dará problemas tampoco en este sentido. ¡Y tiene una pantalla con muy buena calidad! Por si fuera poco, también te permite cambiar la correa siempre que así lo desees.

Recomendaciones para comprar una smartband

¡Ahora sí! Ya sabes todo lo que debes saber para elegir bien tu smartband ideal. Pero ¿qué nos queda por saber? Pese a que puedas conocer todos los parámetros de la pulsera de actividad que quieres, puedes errar en tu compra si no sabes cómo comprar bien por internet. Con los consejos que te daremos a continuación, ¡todo será más sencillo!

Variación de precios: ¡estate atento!

Es fundamental que sepas que el precio de una smartband no es algo fijo, sino algo que va cambiando conforme va pasando el tiempo. Pueden bajar su coste porque ha salido una nueva pulsera al mercado, porque hay descuentos o simplemente porque la tienda así lo decida. En este sentido, sería interesante que hicieras un seguimiento de precios para así asegurarte de que la compra que estás realizando es buena.

Uso de Alexa con la Amazfit Band 5

¿Durante cuánto tiempo debes seguir estos precios? Bueno ¡no nos volvamos locos! No consiste en que estés analizando el mercado durante meses, pero sí que revises durante algunos días o algunas semanas para ver si el coste ha bajado últimamente. En nuestra web solemos mantener actualizadas las ofertas que se van sucediendo, ¡así que esta es otra forma de saber si los precios fluctúan!

Las opiniones dan pistas

Uno de los puntos más importantes a la hora de comprar por internet es analizar las reseñas anteriores. Es decir, ver qué opinión tienen sobre el producto personas que ya lo han comprado. Puede que el modelo que estuvieras decidido a comprar tenga un gran defecto que no puedas apreciar sin tenerlo entre tus manos, ¡y eso es algo que las reseñas podrían avisarte! Por ejemplo, una irregularidad en la pantalla, un problema en la batería…

Si recurres a tiendas como Amazon, es importante que veas la popularidad del producto y las opiniones más recientes. De esta manera, te evitarás cualquier tipo de sorpresa.

Smartband de segunda mano

¿Te estás planteando comprar un producto de segunda mano? En el caso de las smartbands, pudiera ser una buena alternativa siempre y cuando te asegures del estado de la pulsera. Algunos trucos para comprar productos de segunda mano son los siguientes:

  • Pedir fotos e incluso vídeos del dispositivo, a ser posible en funcionamiento y desde diferentes ángulos.
  • No realizar pagos a través de plataformas que pudieran resultar sospechosas.
  • Solicitar factura, siempre en medida de lo posible.
  • Intentar probar el producto antes de hacer el pago final, siempre y cuando se pueda.
  • Pactar una especie de garantía con el vendedor por si el artículo diera fallos en las primeras semanas.

Teniendo en cuenta que puedes conseguir una smartband de primera mano por apenas 20 €, quizá sea mejor que te decidas por un producto nuevo. Mas si vas a aventurarte con una pulsera de más de 100 €, quizá prefieras ahorrar buscando de segunda mano. Siempre y cuando sigas los consejos que hemos señalado anteriormente, ¡difícilmente tendrás problemas!

¿Comprar un modelo de smartband anterior?

Algo que sí que te puede ayudar a ahorrar bastante dinero es comprar un modelo anterior. Ahora mismo, podrás hallar en el mercado una gran cantidad de pulseras inteligentes de años pasados que continúan ofreciendo prestaciones muy interesantes. Es el caso de la Xiaomi Band 6, por ejemplo, que tiene unas especificaciones muy parecidas al modelo más reciente. ¡Y un precio mucho más asequible!

Correa deportiva Cytech Echa un vistazo a las especificaciones y lánzate a por una pulsera del año pasado, o del anterior. Porque todavía no ha avanzado tanto la tecnología en estos años como para que haya quedado desfasada, ¡y el precio será más bajo!

Consulta en rebajas

Por último, hay un secreto que debes saber: las rebajas pueden ser tus mejores aliadas. Tanto los Prime Day de Amazon como los días sin IVA de El Corte Inglés, pasando por el famoso Black Friday… ¡Son momentos excepcionales para ahorrar todo lo posible con tus compras! Lo único que debes hacer es asegurarte de haber realizado un seguimiento del precio antes de las ofertas, para así ver si realmente te merece la pena lanzarte a por esa smartband.

Conclusiones

Como habrás podido comprobar, elegir la mejor smartband para ti puede ser una tarea más sencillo de lo que parece siempre y cuando tengas en cuenta algunos parámetros. A modo de resumen, te vamos a indicar en qué debes fijarte sí o sí a la hora de comprar una pulsera. ¡Así no habrá fallo posible!

  • Lo primero que debes hacer es plantearte para qué vas a usar la smartband. En este sentido, es interesante que decidas si quieres una pulsera ligera y con una pantalla discreta o, por el contrario, priorizas una pantalla grande.
  • No olvides ver si es compatible con tu smartphone, y si la app que debes descargar está para tu sistema operativo.
  • La autonomía puede ser un factor decisivo, así que consulta cuántos días de batería ofrece. ¡Busca un mínimo de 5 días!
  • Por último, revisa bien que todos los sensores deportivos que estuvieras buscando estén realmente en la pulsera. ¡Y que tenga suficientes modos!
¡Sé el primero en comentar!