Cintas de correr plegables: cómo saber cuál es la mejor elección

Correr es uno de los mejores ejercicios a la hora de mantenerse en forma y cuidar la salud. Sin embargo, ya sea por pereza, por las condiciones meteorológicas o por pequeñas lesiones crónicas, realizar este ejercicio en exterior es un sacrificio que no todo el mundo está dispuesto a realizar. Para ello existe una alternativa que supone la contraposición perfecta a todas estas excusas: las cintas de correr plegables. Dispositivos que podemos tener en casa sin necesidad de disponer de grandes espacios y que nos pueden proporcionar un rendimiento similar, y en algunas ocasiones incluso superior, a correr en exterior.

Las ventajas de correr en cinta: cuida tu salud

Pese a lo que pueda parecer, correr en una cinta presenta numerosas ventajas con respecto a hacerlo en el exterior. La primera de ellas es más que evidente: nunca tendrás que dejar de hacer ejercicio porque esté lloviendo o haga frío. Será tan sencillo como encontrar el momento adecuado del día, desplegar tu cinta en casa y comenzar a correr. Pero al margen de esta obviedad, también hay otros motivos que convierten a esta modalidad en una actividad muy beneficiosa:

  • Protege las articulaciones. Para aquellas personas con problemas crónicos de articulaciones o cierta tendencia al desgaste de las mismas, una cinta supondrá poco menos que una bendición gracias a la amortiguación de la que dispone, lo que hace que siempre pisemos en blando.
  • Aporta seguridad a la hora de hacer deporte. Hay veces que correr en exterior conlleva ciertos riesgos. Estos pueden tener que ver con caídas, con el tráfico que nos encontremos si corremos por ciudad… En este sentido, una cinta en casa aumenta la seguridad de forma exponencial.
  • Te permite controlar la rutina. Si no todas, la gran mayoría de las cintas de correr llevan incorporado un sistema digital para el control del ejercicio. Esto supone una gran ventaja a la hora de conocer nuestras rutinas, identificar mejoras o marcarnos nuevos retos que nos motiven a seguir.

Las características fundamentales de las cintas de correr plegables

Hay ciertas cosas que debes saber de las cintas de correr antes de lanzarte a comprar una de ellas. La primera es cómo funcionan. En este sentido, la mayoría de cintas de correr del mercado, y todas las que recomendaremos en este artículo, son cintas motorizadas. Esto quiere decir que se trata de cintas que funcionan gracias a un motor que traen incorporado, lo que permite al usuario seleccionar la velocidad, y en la mayoría de casos también la inclinación, a la que quiere correr. De esta manera, podremos adaptar el funcionamiento de la cinta a nuestras necesidades de carrera y ejercicio.

Asimismo, debes saber que el hecho de que una cinta de correr sea plegable es, sin lugar a duda, una de las grandes ventajas que presentan estas máquinas a la hora de instalarlas para hacer deporte en casa. La mayoría de ellas disponen de un sistema de plegado que pasa por dos ejes en las esquinas frontales sobre los que se eleva la superficie de carrera, de tal manera que esta queda totalmente doblada, reduciendo considerablemente el espacio que ocupa y facilitando su ubicación en la casa.

A esto hay que sumar que buena parte de las cintas de correr incluyen actualmente grandes prestaciones en cuanto a conectividad. Esto te permitirá en muchos casos sincronizar dispositivos como tablets o móviles para visualizar contenido multimedia mientras corres o monitorizar de una forma más extensa tus parámetros. Esta conexión puede ser vía Bluetooth o USB. Si además cuenta con una pantalla led, podrás controlar la distancia recorrida, la velocidad y otro tipo de variables. Se trata de un monitor de tamaño variable, muy cómodo y práctico.

Por último, cabe señalar que las cintas de correr incluyen un sistema de seguridad que detiene de forma automática la cinta en caso de que exista algún tipo de incidencia. Este sistema se basa en un cable que se sujeta a la ropa del corredor, de tal manera que si este sufre una caída, el tirón que implicará en dicho cable activará la parada instantánea de la máquina.

Mujer en una cinta de correr

A la hora de escoger cuál es la cinta que mejor se ajusta a nuestras necesidades, es importante tener en cuenta varios aspectos que marcarán no solo la funcionalidad del aparato, sino también su aprovechamiento en el largo plazo y para diferentes tipos de niveles.

  • Conocer el espacio: Puede parecer algo básico, pero debe ser el primer paso a la hora de escoger nuestra cinta. Antes de realizar ninguna compra es importante sacar el metro y medir el espacio en el que queremos instalar la cinta de cara a asegurar que esta tenga encaje por dimensiones.
  • Superficie de carrera: Es lo que viene siendo el tamaño de la cinta como tal. Esto quiere decir las medidas exactas de la superficie sobre la que vamos a correr. El ancho ideal de una cinta promedio es de unos 51 centímetros de ancho, espacio suficiente para que nuestros pies puedan tener la separación recomendada a la hora de evitar tropezar o adoptar posturas perjudiciales.
  • Potencia del motor: Esto es algo evidente pero no por ello menos importante. A mayor potencia, mayor velocidad y mejor funcionamiento.
  • Programas de entrenamiento: Es una de las prestaciones más útiles que puede incorporar una cinta de correr. Entre otras cosas, ayuda al usuario a orientarse respecto a las mejores posibilidades de entrenamiento y le informa sobre los beneficios u objetivos que se pueden esperar de cada uno de ellos. También establece una dinámica de forma automática, de tal manera que no será necesario ir modificando el entrenamiento.
  • Extras tecnológicos: La mayoría de las cintas de correr incluyen hoy en día numerosas funcionalidades tecnológicas que ayudan a la hora de medir parámetros o, incluso, simular recorridos de lugares conocidos.

Otros parámetros importantes en las cintas de correr

Además de proporcionarnos el ejercicio físico, las cintas de correr también sirven para monitorizar ciertos parámetros cuyo conocimiento es más que interesante a la hora de medir nuestro esfuerzo y marcarnos nuevos retos.

  • Velocidad: Se refiere a la velocidad a la que está funcionando la cinta y, por tanto, a la que está corriendo el usuario. Es importante que puedas elegir diferentes velocidades, sobre todo si buscas hacer un entrenamiento con algo más de intensidad. Como mínimo, debe ir de 1 a 6 kilómetros por hora, aunque encontrarás algunas más top que llegarán incluso a los 14 kilómetros por hora.
  • Inclinación: En las cintas con inclinación, indica los grados de pendiente que afronta el corredor durante el ejercicio. Las cintas de este estilo suelen ser menos asequibles, puesto que es una característica premium.
  • Distancia recorrida: Nuestros objetivos se pueden medir en tiempo o en distancia. Por este motivo, las cintas también nos indican cuántos kilómetros se han recorrido durante cada sesión.
  • Calorías: Mediante un cálculo sencillo entre parámetros, estas máquinas pueden controlar las calorías que quema el usuario durante la carrera.

Cintas de correr plegables para profesionales: ¡las más top!

A continuación, desde Topes de Gama les presentamos una enumeración de las cintas de correr plegables más interesantes del mercado para aquellos usuarios con experiencia en el ejercicio físico y que buscan mejorar sus parámetros de una forma semiprofesional.

Wood Tree 500W

Esta cinta de correr cuenta con un potente motor de 550W y un blindaje multicapa cuidadosamente diseñado para un ambiente silencioso durante el ejercicio. Además, la llave de seguridad integrada garantiza que la cinta de correr pueda apagarse inmediatamente en caso de emergencia. Otro de sus aspectos más llamativos es su pantalla LED, cuyo panel se puede girar 270°. Por su parte, su superficie de carrera es de 105 por 37 centímetros, permitiendo a los usuarios suficiente espacio para moverse y ejercitarse como deseen. Su precio es cercano a los 250 euros.

Imagen de producto de la cinta de correr Wood Tree

Cintas de correr plegables de Nero Sports

Se trata de una de las cintas con más prestaciones tecnológicas del mercado. Entre ellas, una computadora incorporada con Pantalla LED en la que el usuario podrá ver tanto la hora, como la velocidad de carrera, la distancia recorrida o las calorías quemadas.

Imagen de producto de cinta de correr Nero

Además, también cuenta con sensores de pulso y doce programas automáticos y programa manual. Otra de las grandes ventajas es que se puede conectar con facilidad a tu teléfono móvil o tableta para disfrutar de contenido multimedia. Esto lo hace mediante bluetooth, y no requiere de ninguna tarifa añadida, así que podrás disfrutarlo siempre que desees.

Cuenta con tres niveles de inclinación que harán que puedas personalizar al máximo todos tus entrenamientos. Por supuesto, podrás plegarla para almacenarla cómodamente. Tiene un precio cercano a los 280 euros.

Fitfiu Fitness MC-200: con velocidad ajustable

Con una superficie de carrera de 40 x 110 centímetros para disfrutar del óptimo confort durante el entrenamiento, esta cinta está equipada con un motor de 1500W que garantiza un óptimo rendimiento en el hogar.

Imagen de producto de cinta de correr Fitfiu Fitness MC-200

Además, cuenta con doce programas de entrenamiento y un pulsómetro en el manillar para recibir información sobre la frecuencia cardíaca durante el ejercicio. A esto hay que sumar que la velocidad es ajustable hasta 14 kilómetros por hora, con lo cual podrás correr todo lo rápido que necesites.

Como datos técnicos, debes saber que soporta hasta un peso máximo de 90 kg. Su motor ofrece una potencia de 1500 W, con lo cual podrás palpar su eficiencia. Su precio oscila entre los 300 y los 350 euros.

Astan X-Treme Runny

Esta cinta de correr cuenta con un motor continuo de 1500W y una amplia superficie de carrera de 40 por 110 centímetros. Por otra parte, con esta cinta podrás escoger entre 12 programas de entrenamiento y 3 niveles de inclinación, de cara a endurecer o aflojar tu ritmo de ejercicio y su intensidad.

Imagen de producto de cinta de correr Astana Masaje X-Treme

En cuanto a la velocidad, te permite comenzar desde los 0,8 kilómetros por hora y alcanzar hasta los 12 kilómetros por hora. Gracias a eso, podrás variar la intensidad tanto como desees y hacer entrenamientos muy variados. Para que no pierdas control de tu cuerpo, esta máquina también dispone de sensores de frecuencia cardíaca.

Su precio suele estar entre los 350 y 400 euros. Pese a que supone una inversión potente, lo cierto es que a cambio te ofrece una máquina compacta, totalmente plegable y de una calidad indiscutible.

Otras opciones para principiantes

Con igual calidad pero de prestaciones menos enfocadas al ejercicio de alto rendimiento, existen también cintas interesantes para aquellas personas que comienzan a introducirse en el deporte o el ejercicio físico. A continuación, te mostramos algunos de los modelos más interesantes.

Pequeña y compacta: HOMCOM

Una de las cintas de correr plegables más compactas que vas a encontrar es esta de HOMCOM, cuya superficie es de tan solo 105 x 56 x 108,5 cm. Gracias a esto, te permite almacenarla cómodamente en cualquier espacio, por reducido que este sea. Es una de las mejores cintas para pisos pequeños, puesto que no tendrás que estar pensando en el espacio que ocupan.

HOMCOM cinta de correr

Tiene un motor bastante pequeño, de apenas 500 W, pero suficiente para que puedas mantener una velocidad estable. Te permite seleccionar entre 1 y 6 kilómetros por hora, con lo cual podrás caminar y trotar ligeramente. No está pensada para un uso intensivo como las que hemos señalado antes, ¡pero su precio tampoco es el mismo!

Cuenta con parada de emergencia para garantizar tu seguridad. Además, dispone de una pequeña pantalla que te mostrará todos los parámetros de la carrera, así como las calorías quemadas. Por si esto fuera poco, también cuenta con ruedas para que puedas moverla cómodamente cuando la pliegas.

Su precio, como hemos señalado, es bastante bajo. Esta cinta podrá ser tuya por algo más de 200 €.

Cintas de correr plegables asequibles: BLBK

Se trata de un máquina tanto para caminar como para trotar suavemente en la que la velocidad se puede ajustar en cualquier momento, sin obstáculos. En cuanto a velocidad, esta cinta de correr se puede programar entre uno y seis kilómetros por hora. Pese a que no te permitirá correr muy rápido, sí que podrás mantenerte activo desde la comodidad de tu hogar.

Imagen de producto de la cinta de correr BLBK

A su vez, cuenta con un control remoto para poder desacelerar el ritmo en cualquier momento. Se trata de un aparato sencillo pero muy funcional y grandes posibilidades para iniciarse en el ejercicio. Además, tiene como principal ventaja que es fácil de almacenar en cualquier espacio ya que es muy ligera.

Su precio supera los 200 €, pero se mantiene en la horquilla de lo que podríamos considerar asequible.

ONETWOFIT: ligera y compacta

La ventaja de esta cinta de ONETWOFIT es que es tan compacta que podrás incluso guardarla debajo de tu escritorio de trabajo y no te molestará en ningún momento. Pese a eso, es bastante cómoda de usar y te permitirá mantenerte en forma todo lo que necesites.

ONETWONFIT cintas de correr plegables

Dispone de un control remoto para que puedas ir eligiendo la velocidad. Además, esta oscila entre 1 kilómetro por hora y 6 kilómetros por hora, para que puedas ajustarla todo lo que necesites. Es muy silenciosa, puesto que el motor de 550W ha sido diseñado para no molestar.

Para ganar en seguridad, ha sido diseñada para absorber los golpes y así proteger tus rodillas al máximo. Soporta un peso máximo de 100 kg, y es perfecta para quien quiere mantenerse en forma desde casa. En cuanto a su precio, ronda los 260 €.

Cinta de correr Citysports

Con velocidades que van de 1 a 6 kilómetros por hora, esta cinta de correr te permite seleccionar diferentes velocidades en función de tu condición física y necesidad de ejercicio. El diseño elegante de esta delgada máquina para caminar o trotar es una adición funcional a cualquier hogar minimalista.

Imagen de producto de una cinta de correr Citysport

Debido a su peso reducido, puesto que solo pesa 26.2 kilos, esta cinta es sustancialmente más portátil que la mayoría de los equipos de ejercicio con prestaciones similares. En este sentido, se trata de una máquina que se puede guardar fácilmente debajo de los muebles mientras no está en uso. Su precio ronda los 300 euros.

Nuestras favoritas

Independientemente de que todas las cintas de correr que figuran en esta lista cuentan con una combinación idónea entre precio y prestaciones, desde Topes de Gama hemos querido acotar más si cabe la selección y recomendar especialmente dos de ellas. Por un lado, si lo que estás buscando es una cinta para hacer deporte de forma diaria y a gran intensidad, tu elección debe pasar por la Fitfiu Fitness MC-200, una auténtica máquina deportiva que integra la última tecnología del mercado.

Por contra, si lo que buscas es una adaptación al ejercicio físico y comenzar con cargas de trabajo mucho menos intensas, la cinta de correr Citysports será tu mejor aliada, sirviendo como entrada perfecta al deporte al mismo tiempo que cuidas de tu salud.

¡Sé el primero en comentar!