Era un secreto a voces que Google estaba negociando con Fitbit para hacerse con una de las compañías más punteras dentro del mercado de los wearables. Y, finalmente este secreto se ha cumplido. Sí, el gigante con sede en Mountain View ya tiene las arma suficientes para poder plantar cara a su gran rival, el Apple Watch.

Hablamos de una firma que cuenta con un catálogo de relojes inteligentes y pulseras de actividad que cuenta con unas prestaciones que cumplirán de sobra con la necesidades de cualquier usuario. Solo hay que darle un vistazo a las Fitbit Versa y Versa 2 para darnos cuenta que cuenta en su catálogo con grandes soluciones. El único problema es que nadie consigue hacer frente al rey del sector: el Apple Watch.

Sí, es cierto que el reloj inteligente de Apple tiene un gran rival en el sector, pero es Samsung. Sí, la firma coreana es el único fabricante capaz de plantar cara a la firma fundada por Steve Jobs. Pero claro, los relojes inteligentes y resto de wearables que ha lanzado Samsung en los últimos años, funcionan con Tizen. Así que, aunque Huawei sí que es el otro gran rival que intenta robarle un trozo de pastel al Apple Watch, Google sigue sin tener un punta de lanza a la altura de su gran oponente. Hasta ahora.

La compra de Fitbit por parte de Google tiene un objetivo muy claro: derribar a Apple Watch del mercado

Como te decíamos, Google Alphabet ha confirmado la compra del conocido fabricante de relojes inteligentes y pulseras de actividad para los usuarios más deportistas. El acuerdo, valorado en unos 1,880 millones de euros al cambio, ha hecho que las acciones de Fitbit haya aumentado un 15 por ciento esta semana. Algo lógico teniendo en cuenta el motivo por el que, el gigante con sede en Mountain View ha realizado esta gran inversión.

Según parece, el objetivo de Google es llevar su sistema operativo para relojes inteligentes a lo más alto del sector de los wearables. Con la compra de Fitbit, cuenta con una infraestructura más que suficiente para poder lanzar nueva soluciones de calidad y que sean lo suficientemente atractivo para conseguir hacer frente al Apple Watch..

El gran talón de Aquiles de este tipo de dispositivos es su limitada autonomía. O mejor dicho, era. Más que nada porque, con el paso de los años, los fabricantes han sabido mejorar la autonomía de sus wearables, consiguiendo unas cifras que antes nos parecían imposibles de alcanzar. Por ejemplo, Xiaomi y su familia Amazfit alcanza sin problemas las dos semanas de autonomía, algo parecido lo hemos visto en el Huawei Watch GT 2. Y los relojes de Fitbit de Google quieren ir por el mismo camino.

También se saber que Quacomm está trabajando en un nuevo procesador para wearables que mejorara notablemente la eficiencia energética de este tipo de dispositivos, mejorando notablemente su autonomía. Y, es un hecho que los Apple Watch cuentan con una batería demasiado limitada al no alcanzar los dos días de uso.

Por este motivo, sumado a la capacidad de Google para adaptar los relojes inteligentes Fitbit para que su sistema operativo Android Wear vaya mejor que nunca, hará que el próximo año 2020,  pueda ser el año en el que Apple Watch deje de reinar en el mercado de los smartwatch.

Estos son los mejores wearables que hemos probado en Topes de Gama