Ayer fue un gran día para Google, y es que cada vez se están metiendo de lleno en el apartado del hardware lanzado más productos fabricados por ellos mismos. Hoy veremos realmente qué es el Pixelbook, y una comparativa con el Macbook o con el iPad Pro, ya que se ha quedado en un territorio de nadie.

Ya hemos hablado en numerosas ocasiones sobre los nuevos Pixel, que llegan a ser la pequeña revolución de Google para este año, sin llegar a sobresalir mucho de los demás terminales de la gama alta premium. Pero Google ha querido diferenciarse esta vez del resto, sacando al mercado un convertible, que no sabemos si realmente pelará contra el Macbook Pro o contra el iPad Pro. Vamos a ver sus diferencias.

Pixelbook: primeras impresiones en vídeo con el convertible de Google

Hardware

Empezamos viendo la potencia que tiene este nuevo Pixelbook de Google. No, no hemos visto como sí vimos en la Pixel C un procesador de móvil o de tablet, sino que Google ha apostado por Intel para ello. Exactamente unos Intel Core i5 o  i7 de última generación, algo que nos hace ver hacía donde va encaminado este convertible. En cuanto al último Macbook Pro, nos podemos encontrar también los mismos procesadores de Intel de última generación, pero si tenemos en cuenta el iPad Pro de 12,9, vemos esta vez, un procesador hecho por Apple para tablet o móvil: el A10X Fusion.

En cuanto a la RAM, también vemos que este nuevo portátil de Google despunta con 8 GB o 16 GB de RAM, acercándose o incluso superando a algunas versiones del Macbook Pro. El iPad, en este territorio, sigue un escalón por debajo apostando únicamente por 4 GB de RAM en su única versión. En cuanto al almacenamiento, vemos desde 128 GB hasta 256 GB en los Pixelbook, algo no tan diferente a lo que vemos en Apple.

No tenemos datos de la batería que lleva integrada este Pixelbook, pero según Google nos dará hasta 10 horas de autonomía, algo más que en el iPad Pro y bastante parecido a lo que vemos en cualquier Macbook Pro. En cuanto a hardware, vemos que no hay muchas diferencias entre lo que es uno de los mejores portátiles del año al nuevo convertible de Google.

Pantalla, ¿y uso?

Google Pixelbook

Vamos a ponernos en situación. Los Macbook los podemos encontrar entre sus diferentes versiones “Air”, “Pro” o normal, entre 11 y 15 pulgadas, mientras que el iPad Pro que estamos comparando ahora es el de 12,9 pulgadas. Pues bien, Google ha apostado en su nuevo portátil por 12,3 pulgadas, algo más pequeño que el iPad Pro, por lo que podría estar enfocado a cualquiera de los dos ámbitos: tablet o portátil.

Si vemos el uso que se le da al iPad Pro, vemos que la mayoría de personas lo quiere para intentar sustituir al portátil, algo bastante difícil debido a su sistema operativo del que hablaremos más adelanta. Lo que nos queda claro es que Google ha enfocado su nuevo Pixelbook, más a un portátil por sus especificaciones y tamaño, dejando que lo utilicemos como tablet o simplemente una pantalla en un uso más casual.

Software, ¿ChromeOS vs MacOS vs iOS?

Aquí es donde vamos a encontrar la gran diferencia entre estos tres dispositivos. iOS 11 ha mejorado mucho en su última actualización para iPad, para que podamos utilizarlo poco a poco como un portátil, pero según el análisis del iPad Pro que podemos ver en TabletZona, vemos que todavía está un poco por detrás de lo que es un uso en un portátil.

Ahora lo queda es ver si ChromeOS puede competir directamente con Mac. ChromeOS es un sistema mucho más “verde” al haber estado en menos dispositivos y haberse desarrollado en menos años, y esto tiene consecuencias. Nos vamos a encontrar en el Pixelbook muchas aplicaciones o programas que no están del todo optimizados para ese sistema operativo, sumado a que en muchas ocasiones no encontraremos los programas que queramos.

En MacOS, vemos una gestión de los programas y una optimización por parte de todo al Apple invertir tanto en software y en los desarrolladores. En este punto, vemos que el Macbook es el ganador de la comparativa, por delante del iPad y del Pixelbook, aunque no queda mucho para que el Pixelbook pueda competir realmente con un ordenador convencional.