No hace falta recordar cómo fue el episodio del lanzamiento del Galaxy Note 7 el pasado mes de septiembre y sus problemas (supuestamente) con las baterías, que llevó a los coreanos a pedir de vuelta todas las unidades, primero a través de un comunicado y más tarde por la vía coercitiva de actualizar el terminal para convertirlo (casi) en un ladrillo.

Las cosas se ponen serias

Samsung lleva muchos meses poniendo en marcha acciones de todo tipo para conseguir que todas las unidades que llegaron a venderse a lo largo y ancho del mundo estén de vuelta cuanto antes. Primero fueron los programas de cambio o reembolso íntegro del dinero pagado por el terminal, más tarde llegaron las prohibiciones para viajar con el Galaxy Note 7 en avión, con devoluciones en caliente en las mismas puertas de embarque de algunos aeropuertos, y ahora son las propias operadoras que lo vendieron las que han ido un paso más allá limitando los servicios a los que pueden acceder los clientes que están operando a través de uno de estos dispositivos.

Como sabéis, desde principios de este año se han sucedido las actualizaciones de firmware en los Galaxy Note 7, llegando en algunos países a convertirlo en un verdadero ladrillo incapaz de mandar mensajes o recibir/enviar llamadas. Además, para evitar el problema de la batería y que no se produzcan nuevos incidentes, esas actualizaciones fueron quitando progresivamente capacidad de carga a los Galaxy Note 7.

Samsung Galaxy Note 7 incendiado

Pues bien, con todo y con eso parece que todavía hay un porcentaje apreciable de usuarios (algunas fuentes sitúan su número en un 4 por ciento de todas las unidades vendidas) que, o bien no se han enterado, o bien prefieren no hacerlo para evitar devolver su terminal, evitando que se instalen las actualizaciones que limitan la capacidad del phablet y desoyendo todas las llamadas que los coreanos vienen haciendo a través de las operadoras que vendieron el móvil en algunos países del mundo.

¿Devolverías tu Galaxy Note 7?

Y ahora llega la pregunta del millón. Si tras todo lo anterior no has instalado las actualizaciones de firmware, ni has escuchado los cantos de sirena de la operadora y todavía tienes en tus manos un Samsung Galaxy Note 7, ¿lo devolverías? Hay quien piensa que cuando pasen los años esas unidades se cotizarán a muy buen precio por aquello de tener un móvil cuya historia será recordada durante mucho tiempo. Una rara avis que a buen seguro despertará la codicia de muchos coleccionistas.

Pero también es cierto que mantener ese móvil en nuestras manos, haciendo oídos sordos a las sabias advertencias de Samsung, que no quiere que se produzcan más incidentes ni provocar daños personales, puede ser una irresponsabilidad que paguemos con algún que otro ¿incendio? en el lugar menos esperado. Además, ¿quien nos dice que ese supuesto valor luego no es tal precisamente por el riesgo cierto de explosión del terminal a la mínima que lo manipulemos?

Sea como fuere, parece que la pregunta está clara: si tuvieras un Samsung Galaxy Note 7, ¿se lo devolverías a los coreanos o preferirías quedártelo?

  • Edgar Suárez

    Yo lo devolví porque no tenía más dinero para comprar otro móvil. Pero si hubiera estado mejor económicamente me lo quedaba como recuerdo.

  • JuanJo

    Yo me lo hubiese quedado, como dice Edgar por lo menos de recuerdo. Para mi sigue siendo el mejor movil hasta la fecha.

  • Alfonso Caraballo Calvo

    si alguien lo tiene aún dudo que lo devuelva, ya salió que habían sacado roms para el Note 7 para poder actualizar sin sufrir a Samsung, Además si el móvil funciona aún, dudo que vaya a dar problemas de batería u otro tipo

  • Me lo quedaría sin duda alguna, se han quemado quizás 20 de cada millón vendido, el riesgo es mínimo, además no explotan, se queman.

  • sanosuque

    me lo quedaría pero le cambiaría la batería XD

  • Jonatan Carmona

    Yo no me lo pensaría, un terminal sin soporte, que vale medio riñón y que aunque baja hay alguna probabilidad de incendio, pues como que no.