Pese a los problemas de la generación anterior, Samsung no ha descartado el lanzamiento del Galaxy Note 8, ni mucho menos. De esta forma, la gama de phablet más potentes de la compañía coreana tendrá una nuevo inquilino y los amantes del S Pen, podrán disfrutar de sus virtudes… que no son precisamente pocas. Y, para la nueva entrega, se busca un nuevos suministrador de baterías, que parece ser que se ha encontrado.

Con él, se quiere estar completamente seguro de que todo en el Galaxy Note 8 funciona como debe, y las baterías son un elemento clave por diferentes cuestiones, que van desde la temperatura que alcanza el dispositivo hasta el tiempo de uso sin recarga que es posible ofrecer a los usuarios. Y, debido a que las experiencias con Samsung SDI y Amperex Technology no han sido las mejores , se ha buscado otros horizonte en el que mirar.

Y, por lo que parece, este se ha encontrado en un viejo conocido del segmento de fabricación de baterías: LG Chem, que es la parte del grupo coreano que se dedica a la fabricación de baterías y, por cierto, con unos resultados generalmente muy buenos. Un ejemplo es el excelente trabajo realizado con los terminales de fabricación propia, donde se ha conseguido aprovechar todo el espacio dedicado al componente, aunque este no sea cuadriculado en su interior. Por lo tanto, parece que el Galaxy Note 8 utilizará productos de esta compañía.

Batería de LG Chem

Elección adecuada para el Galaxy Note 8

Lo cierto es que aparece esta una buena elección, ya que no se tiene constancia hasta la fecha de graves problemas de baterías en la que suministra LG Chem y, por lo tanto, si el precio que ofrece esta a Samsung para que las integre en el Galaxy Note 8 es adecuado, parece que el “matrimonio” puede llegar a buen puerto según se indica desde Corea. Además, conociendo el trabajo de el fabricante de batería del que hablamos, es posible que el ofrece un diseño agresivo sea de la partida en el phablet que llegará en el año 2017, lo que siempre es positivo.

Planta de LG Chem

El caso es que esta información, ya interesante por el hecho de que Samsung puede recurrir a competencia directa para su próximo Galaxy Note 8, no deja de ser un detalle más que confirma que la compañía coreana no piensa, ni mucho menos, en tirar la toalla en el segmento de los phablet de gama alta. Y, por lo tanto, el que siempre ha sido el rey de esta, terrá una nueva oportunidad el año que viene.