La grabación pirata en las salas de los cines es uno de los problemas que tiene esta industria en la actualidad. Y, por ello, son varios los intentos que se han realizado para intentar acabar con ella. Por el momento esto no se ha conseguido, pero Philips tiene una idea al respecto que puede ser una excelente solución.

¿Y qué es lo que pretende hacer Philips para que no se graben con aceptable calidad en las salas de cine? Utilizar la luz ambiente. Y, esto, es posible que acabe siendo una mejor opción que las gafas de visión nocturna que en algunas salas se usan -especialmente en las que se dan estrenos- o la inclusión de marcas de agua (que, lo cierto, no han tenido efecto alguno por desgracia).  Una de las virtudes que tiene la patente de la compañía de las que hablamos es que, al menos en principio, no es especialmente intrusiva con los espectadores

El caso es que el objetivo es tratar que no sea posible grabar lo que se ve en la pantalla y, para ellos se busca poner en dificultades a los dispositivos que se utilizan para ello, como son las videocámaras y, en algunos casos, los teléfonos móviles. Y, por ello, se ha buscado el uso de luz ambiente que “ataque” y que, en cierta forma, se basa en la tecnología Ambilight de la propia Philips.

Tecnología Ambilight de Philips

Cómo actúa esta tecnología de Philips

Pues lo cierto es que no es especialmente complejo, ya que lo que se hace es emitir una frecuencia de luz desde los laterales –para que no afecte a la pantalla- y que no sea molesta para el espectador, pero sí para los sensores de los dispositivos que habitualmente utilizan los piratas. De esta forma, se evita que se produzca una grabación con una mínima calidad, y sería posible que la frecuencia se cambie de forma habitual para que no sea posible un reajuste temporal. Incluso, la fuente de luz podía colocarse detrás de la propia pantalla si se está seguro que no afecta a la proyección.

Philips luz ambiente para cines

Lo cierto es que es una buena opción esta ya que, si se consigue que no se pueda grabar con una calidad reproducible posteriormente, los problemas de este tipo de piratería se reducirían de forma considerable. La clave es conseguir que se consiga poner fuera de sincronización la cámara que se piensa utilizar. Ahora está por ver si en las salas de proyección creen en esta patente y se deciden darle uso, pero al menos no parece una mala idea que se pude explorar.

¿Qué opináis respecto a esta nueva idea de Philips? ¿Conseguirá acabar con parte de la piratería que se produce en las salas de cine?