Raspberry Pi te lleva de vuelta al pasado con las consolas retro

Seguramente hayas oído en alguna ocasión hablar de Raspberry Pi como un ordenador de tamaño muy reducido. Pero, ¿sabías que puedes usarlo para emular las consolas retro más conocidas de la historia? ¡Y a un precio mucho más asequible!

En el 2006 llegó al mercado la primera placa Raspberry Pi, creada por la Fundación Raspberry. Poco tenía que ver su propósito con el de emular consolas retro, pero fueron muchas las personas que consiguieron ver el potencial tras este instrumento.

Raspberry Pi: una joya cada vez más conocida

Definir exactamente qué es Raspberry Pi puede llegar a ser complejo si no se conoce algo de este mundo previamente. Mas, por simplificar, podríamos señalar que es una tarjeta electrónica que podrás usar como mini ordenador para una gran cantidad de tareas. Son muchos los proyectos que surgen asociados a esta, desde ordenadores de sobremesa hasta videoconsolas retro.

Consola retro Raspberry Pi

La Raspberry Pi es una placa base que fue creada para fomentar la educación informática en la diferentes escuelas del mundo. Pero al ver su bajo coste y lo útil que realmente era, muchos comenzaron a sentir que usarlas únicamente para esto era un desperdicio. Básicamente, podemos hablar de estas consolas como un ordenador completo al que tienes que enganchar sus periféricos. Tienen un procesador de 700 Mhz, muy parecido al de los primeros ordenadores que surgieron en el año 2.000. No obstante, tienen la ventaja añadida de que pueden procesar gráficos en 3D.

Retro Pie y la emulación de consolas: juega a lo que quieras

Pero, ¿cómo se transforma esta tarjeta en una consola retro? En primer lugar, es necesario contar un sistema operativo que lo permita. El más usado es RetroPie, aunque también encontrarás otros diferentes. A tu placa base tendrás que conectarle los elementos necesarios y, tras eso, montar el sistema operativo. Si no te apetece aventurarte a hacer todo esto por tu cuenta, debes saber que encontrarás en el mercado muchas consolas retro con Raspberry Pi que se encuentren totalmente preparadas.

Mediante la emulación podrás ejecutar en tu Raspberry Pi los juegos que antes se encontraban solo para otras máquinas, como SEGA, NES, GBA, NES mini… Las alternativas dentro de las máquinas que podrás emular sin casi infinitas, y es por eso por lo que tantos usuarios optan por consolas de este tipo. La versatilidad se convierte siempre en un punto positivo a la hora de decidir.

Raspberry Pi consola

Con una consola basada en Raspberry podrás jugar a prácticamente lo que quieras. Los juegos clásico y retro, esos con los que creciste y maduraste, estarán a tu entera disposición. Desde Mario Bros hasta Pac-Man, pasando por Tetris, Kirby o Donkey Kong. El catálogo es interminable, y probablemente jamás llegues a jugar a todos los que te ofrecen estas consolas.

Elegir la mejor consola con Raspberry Pi: qué debes saber

Si estás decidido y quieres adentrarte en el mundo de la emulación de consolas retro con Raspberry Pi, hay ciertos parámetros que debes tener en cuenta. El primero y más importante es que puedes diseñar tu propia consola si así lo deseas. Para ello, necesitarás lo siguiente:

  • La placa base de Raspberry que quieras. La más recomendada es la Pi 3. Debe contener una imagen del sistema operativo y Retropie.
  • Una carcasa sobre la que poder montarla. Encontrarás muchas y muy dispares, y podrás escoger la que consideres oportuna.
  • Una tarjeta microSD compatible donde almacenar las ROM de los juegos que quieras.
  • Si vas a conectarla al televisor, será interesante incorporar un cable HDMI así como los periféricos pertinentes.

No obstante, desde Topes de Gama consideramos que la mejor alternativa es optar por comprar una consola que se encuentre ya preparada. Será mucho más cómodo para ti, puesto que solo tendrás que disfrutar de ella.

Las mejores Raspberry que puede llevar una consola

A la hora de comprar una consola retro con Raspberry, debes considerar qué modelo trae consigo esta consola. El más recomendable es el modelo B, puesto que cuenta con 512 megas de memoria RAM. El modelo A es un poco más escaso, y podría acabar dando problemas a largo plazo. Pese a todo, depende un poco de tu elección porque ambos harán más o menos lo mismo: pueden reproducir vídeos en HD, tienen el mismo chip y soportan las mismas entradas y salidas.

Consola retro con Raspberry Pi

Otro aspecto fundamental es si son portátiles o de sobremesa. Existen consolas que podrás conectar a tu televisor, funcionando casi como si de una Play Station se tratara. No obstante, hay otras que podrás llevar contigo a todas partes. En este sentido debes valorar cuáles son tus prioridades y, sobre todo, cómo te gusta jugar.

Junto a esto, es importante analizar cuántos juegos tiene la consola, y si puedes añadirle tú más posteriormente. El precio variará dependiendo de su capacidad de almacenamiento y de la cantidad de juegos que ya tenga instalados en ese momento. Hallarás modelos que te permitirán añadir más juegos mediante una tarjeta, y esos son los más versátiles y recomendables.

Si al final te decides por una consola retro portátil, recuerda tener en cuenta la batería que tiene y la autonomía que te ofrece. Al igual que con las especificaciones anteriores, el precio también cambiará dependiendo de la autonomía que tenga.

3 consolas retro con Raspberry Pi de sobremesa

¿Te gusta jugar en la televisión? Si eres de los que necesita sí o sí que haya una pantalla grande de por medio, estos tres modelos de consola retro que hemos seleccionado te van a fascinar.

Thumbs Up: Raspberry Pi en su versión más pequeña

Este controlador de videojuegos es muy, muy pequeño. Para aquellos que quieren jugar en la TV sin ocupar demasiado espacio, ¡es la mejor alternativa! No lleva batería, sino que necesita pilas AAA.

Thumbs Up con Raspberry Pi

Cuenta con un total de 108 juegos de 8 bits, de ahí su reducido precio. No obstante, su funcionamiento es tan sencillo que es ideal tanto para tener en casa como para regalar: solo tendrás que conectarlo a la televisión. ¡Tan sencillo como eso!

QUMOX: 568 juegos y dos mandos

Continuamos con las consolas Raspberry Pi para televisión con esta de QUMOX. En este caso el catálogo de juegos se expande hasta los 568 juegos, haciendo que el aburrimiento jamás llegue a tu casa.

QUMOX Raspberry Pi

Podrás jugar con compañía puesto que viene con dos mandos que usan infrarrojos para conectarse. Esto supone una ventaja con respecto a los anteriores, puesto que te olvidarás de los cables. Aunque comparte el hecho de funcionar a través de pilas.

Owotecc NESPi: la más completa

Si quieres mucho, mucho más, aquí tienes un pack muy completo con el que tendrás la mejor consola que jamás hayas soñado. En primer lugar, viene con una placa base Raspberry Pi 4 de 4 GB, que va acompañada con una funda diseñada específicamente para ella.

Owotecc Raspberry Pi

Además, tiene todo aquello que pudieras necesitar para que esta funcione bien: un ventilador, dos disipadores de calor, controladores… E incluye también un cartucho estilo NES para que tú puedas instalar todos los juegos que quieras. Tendrás que investigar, sí, pero es un procedimiento bastante sencillo.

4 consolas retro con Raspberry Pi portátiles

Para todos aquellos que prefieren la versatilidad de poder jugar en cualquier parte, también hemos seleccionado cuatro consolas retro perfectas.

IBest GamePi20 con Raspberry Pi Zero

La primera que traemos es, a su vez, la más asequible. Es tan sencilla como parece a simple vista. La pantalla es pequeña, de apenas 320 x 240 píxeles, suficiente para los juegos retro a los que podrás jugar.

IBest Game Pi20 Raspberry Pi

Cuenta con una batería ya incorporada, e incluso con un indicador de la batería. Además tiene altavoces para que puedas escuchar toda la música de los videojuegos que elijas. Eso sí: tendrás que ser tú quien se encargue de descargar los juegos retro.

CXYP con 3000 juegos y una pantalla de 4,3 pulgadas

Este modelo de consola retro es algo más caro, pero tiene la ventaja de contar con 3.000 juegos de los que podrás disfrutar. Cuenta con una pantalla de 4,3 pulgadas, y está basada en PlayStation Vita.

Pesa algo más de 200 gramos, así que podrás llevarla contigo a todas partes. Además es un dispositivo multifuncional con el que puedes escuchar música, leer libros e incluso realizar grabaciones.

Consola portable compatible Raspberry Pi 4

De nuevo, tenemos ante nosotros una consola portátil que tendrás que ser tú quien arme. Trae consigo todos los accesorios necesarios, así que no te supondrá ningún tipo de problema. Está pensada para ser compatible con una gran cantidad de placas Raspberry.

Raspberry Pi negro

Cuenta con un circuito de carga de batería ya integrado, y con indicador de carga para saber cómo se encuentra esta. Además, trae consigo botones para ajustar tanto la luz como el volumen. A nivel de diseño estético es una de las más interesantes, puesto que parece una Game Boy antigua.

Tewerfitisme Q36: una consola con Raspberry Pi que parece Nintendo

Con esta consola conseguirás las miradas de todos, puesto que realmente parece una consola retro de Nintendo. No tendrás nada que montar, puesto que ya viene preparada con 32G y 2.000 juegos.

Raspberry Pi Tewerfitisme

Es muy pequeña, con una pantalla de apenas 1,54 pulgadas. Eso sí, promete una autonomía de más de 4 horas seguidas gracias a sus 1.000 mAh de batería. Trae 2.000 juegos, pero podrás descargar muchísimos más si así lo deseas e ir introduciéndolos en diferentes tarjetas SD.

Nuestra consola retro preferida con Raspberry Pi

¡Elegir es muy complicado! Sobre todo cuando hay opciones tan buenas e interesantes como las que hemos visto hoy. Mas si solo pudiéramos elegir una, sin duda sería el último modelo que hemos visto: Tewerfitisme. Su marcado estilo retro, la capacidad de batería que tiene y la posibilidad de jugar sin tener que descargar nada la convierten en la mejor opción. Eso y, por supuesto, la versatilidad de poder jugar en cualquier parte.

¡Sé el primero en comentar!