Uno de los teléfonos que se dejó ver por la feria IFA de este año es el Moto Z2 Force, un terminal que llega al mercado para ofrecer una solución más resistente de lo habitual a los usuarios. Os contamos las sensaciones que nos ha dejado al darle uso, y si realmente se tiene bien al mano este smartphone.

Lo primero que se tiene que conocer es que el Moto Z2 Force es un modelo que, como toda la gama “Z” es compatible con los accesorios Moto Mods (como por ejemplo el propio que es un mando para juegos), lo que siempre es positivo ya que es uno de los elementos diferenciales que ofrece la compañía de Lenovo en la gama alta. Evidentemente, estamos ente un terminal con sistema operativo Android, concretamente la versión Nougat y, como es habitual en la firma, no se incluye una personalización especialmente grande.

Moto Z2 Force con accesorio mando

El Moto Z2 Force por fuera

Acabado en aluminio 7000 para ofrecer la máxima resistencia, el Moto Z2 Force también es ShatterShield en su pantalla, por lo que hablamos de una resistencia de todas las partes del smartphone muy destacable. Y, esto, no hace que estemos ente un modelo especialmente grande ya que el grosor que tiene está por debajo de los 6 milímetros y, si te preguntas por el peso, este se queda en 143 gramos.

El lector de huellas está en la parte frontal, justo debajo de la pantalla, y su funcionamiento es muy bueno. Además, no le falta puerto USB tipo C para que esté perfectamente actualizado. Los botones hardware están en los laterales bien situados y, en la parte trasera, destaca el elemento para los dos sensores incluidos. En conjunto, es un modelo que es bonito y resulta llamativo.

Lo que no incluye el Moto Z2 Force es la toma de auriculares, el grosor es en gran parte el culpable de esto, por lo que se tiene que recurrir a adaptadores -se incluye uno- o accesorios que utilizan tecnología Bluetooth. El caso, es que, en líneas generales, es un modelo con sus virtudes, no cabe duda, y que llama la atención.

Imagen trasera del Moto Z2 Force

Moto Z2 Force por dentro

Aquí, como buen gama alta, el hardware elegido es más que solvente. Un ejemplo es que el procesador es un Snapdragon 835 de gama alta que se acompañan con 6 GB que permiten una ejecución muy buena de todo tipo de aplicaciones (juegos incluidos). El almacenamiento asciende a 64 gigas, que es suficiente para la inmensa mayoría de los usuarios, pero si se necesita más, esto es posible conseguirlo en el Moto Z2 Force  utiliznado tarjetas microSD.

La batería, debido a las dimensiones del Moto Z2 Force, no es precisamente un componente de gran carga. La integrada es de 2.730 mAh, con carga rápida y, según la compañía, da para un día de uso… veremos. La pantalla es 5,5 pulgadas, con una resolución QHD en un panel tipo OLED y que se ve bastante bien. Por cierto, la protección incluida que hemos comentado antes es excelente y asegura que no se tendrá problemas de roturas por caídas.

Cámara del Moto Z2 Force y precio

La elección son dos sensores de 12 megapíxeles, uno dedicado a las imágenes RGB y el otro al monocromo, por lo que trabaja de forma similar a como lo hacen los modelos de Huawei. Se puede jugar con el desenfoque y, lo cierto, es que incluso la aplicación es positiva, ya que ofrece opciones avanzadas y no le falta el tan demandado Modo Pro. Nos ha gustado la calidad en blanco y negro, claro, y la posibilidad de intercambiar fondos. ¿La calidad de los vídeos? 4K, como no puede ser de otra forma.

Cámara del Moto Z2 Force

EL sensor frontal, que cuenta con su propio flash, tiene una resolución de 5 Mpx con angular de 85 grados. Pinta bien. El precio que tiene el Moto Z2 Force es de 799 euros y se les espera este mismo mes de septiembre.