Fue a principios de febrero cuando Sony anunció que estaba trabajando en una actualización para su consola y que nos iba a permitir instalar un nuevo disco duro en caso de que nos quedáramos sin espacio en los 500GB y 1 ó 2TB con los que vienen todas las PlayStation 4 puestas a la venta desde noviembre de 2013.

Pues bien, ya sabemos cuándo será ese momento en el que Sony liberará la nueva versión del firmware de la consola, y no será otro día que mañana, jueves 9 de marzo de 2017 a través de la nueva versión 4.50 que, con el codename Sasuke, os permitirá instalar un HD (si tenéis activadas las descargas automáticas, será vuestra máquina la que se encargue de todo).

Discos duros USB 3.0

Con esta nueva funcionalidad podréis conectar a la consola discos duros externos, eso sí, deben ser compatibles con la norma USB 3.0 que garanticen una velocidad fiable de lectura y escritura. A partir de ese momento podréis instalar todos los nuevos juegos en ese HD o trasladar los que ya tengáis en vuestra PlayStation 4 para liberarla.

Hay que recordar que el disco duro se convertirá, según lo conectéis, en el lugar por defecto donde se irán almacenando todos los juegos y la capacidad máxima de los discos duros que podréis instalar será de 8TB.

PS4 Pro tendrá su modo optimizado

Aunque todo lo anterior será idéntico en los tres modelos de PlayStation 4 que Sony ha puesto a la venta, la versión 4.50 del firmware traerá un regalito especial para la máquina más potente de los japoneses. Se trata del llamado modo optimizado.

Esta nueva opción es el parche que Sony ha puesto en marcha para evitar que los juegos más antiguos no se vean mejorados gráficamente gracias al hardware más potente de la nueva PS4 Pro. Hasta ahora, esa labor de actualizar los viejos títulos dependía de updates desarrolladores por las third party pero a la vista de que muchas no están por la labor, han sido los japoneses los que se han decidido a poner remedio.

Según la propia Sony en su nota de prensa, este modo optimizado “mejora considerablemente la tasa de fotogramas de los juegos” que cuentan con fps variables, lo que aporta una mayor estabilidad ya que es la máquina la que escoge si pone en marcha un título a 30 ó 60 frames por segundo.

Novedades todas que parecen haber quedado deslucidas tras conocerse que ya hay analistas que avanzan que PS5 llegará a finales de 2018. ¿Qué os parece?