Parece que el negocio de los contenidos audiovisuales se ha convertido en uno de los prioritarios para las principales tecnológicas, una vez que concluyó ya la batalla por la música con las tarifas planas que puso de moda Spotify. Ahora los rumores apuntan a que los de Mark Zuckerberg están más que interesados en meter la cabeza en ese mercado del VOD que se prevé será muy importante en los próximos años.

La idea, según desvelan en el Wall Street Journal no es otra que contar con una plataforma de vídeo bajo demanda para intentar hacerse con parte de esa tarta publicitaria que algunos expertos cifran en 70.000 millones de dólares. Un goloso pastel que tendría como primera punta de lanza la llegada de una aplicación de una especie de Facebook TV a los principales dispositivos que tenemos conectados al televisor: esto es Apple TV, Chromecast (Android), etc.

Contenidos propios y, ¿de los usuarios?

No hay que olvidar que Facebook tiene entre sus muchos contenidos la posibilidad de ver vídeos. Es más, los que más se viralizan suelen partir precisamente de los muros de sus cientos de millones de usuarios diarios. Es por eso que, aunque no hay muchos datos, se especula con que este nuevo servicio nos permitiría acceder a todo ese arsenal directamente en nuestro televisor, al estilo de lo que hace YouTube desde hace años, y que beneficiaría económicamente tanto a la plataforma como a los propios creadores.

Facebook Mark Zuckerberg

De todas formas, aunque esa parte de vídeos amateurs (o no tanto) no estaría de más, hay otra que es si cabe más importante y que pasa por la creación de contenidos propios como está haciendo Amazon y, según informaciones recientes, estaría planteándose la propia Apple (se llegó a especular con la compra de Netflix).

Para esta última estrategia los de Mark Zuckerberg ya tienen a una persona al frente de este departamento audiovisual que sería Ricky Van Veen, cofundador de un sitio web con vídeos cómicos llamado CollegeHumor que ha tenido bastante éxito en los últimos años. A él le encomendarían la tarea de trazar una estrategia completa para negociar licencias de espacios televisivos conocidos o contenidos desarrollados por otras productoras. Es decir, que tiene la misión de ir creando un catálogo que poder ofrecer a sus potenciales clientes que, recordemos, son más de 1.000 millones en todo el planeta.

¿Qué tipo de negocio será?

Desde el mismo medio que lanza la noticia se especula con que Facebook está todavía planteándose dentro de esa nueva etapa (con la aplicación para televisión) qué hacer. Si ofrecer un servicio abierto y gratuito para aprovechar la publicidad que se mueve alrededor de esos contenidos que los usuarios comparte en la red social, o si ir a un modelo con pagos mensuales. Sea como fuere, parece que la competencia en ese sector se va a recrudecer en los próximos tiempos, visto lo que ya están ofertando los Netflix, HBO, etc., así como las grandes corporaciones con Amazon a la cabeza, que incluye su servicio de vídeo bajo demanda totalmente gratis para sus usuarios Premium (20 euros al año).