Guía de compra de discos externos SSD pequeños

Tener un disco duro portátil es una de las mejores ideas que puedes tener. Son accesorios con gran capacidad de almacenamiento y que te podrás llevar a cualquier parte de la forma más cómoda. Si buscas un modelo que sea pequeño y que a la vez ofrezca un buen rendimiento, te indicamos cómo acertar a la hora de elegir modelos SSD de reducidas dimensiones.

Los discos externos tienen el objetivo de aumentar la capacidad de almacenamiento de un ordenador (e, incluso, de las consolas más actuales). Esto lo consiguen de forma sencilla, ya que lo hacen sin añadir en el interior del equipo un hardware adicional. Simplemente se debe conectar su cable a un puerto externo -generalmente USB- y ya se pueden utilizar de forma habitual para leer o escribir información.

uso de un disco SSD

Mejor un disco SSD que un HDD

Uno de los motivos principales que existen para elegir los discos SSD es que su velocidad de trabajo a la hora de leer y escribir información es muy superior. Son capaces de trabajar hasta cuatro veces más rápido que los HDD o mecánicos, por lo que su rendimiento es netamente superior. Tanto es así, que permiten la instalación de un sistema operativo sin problemas y, los juegos que hay en su interior funcionan a las mil maravillas. Además, el calor no les afecta en absoluto, lo que es también bastante positivo.

Otra de las ventajas que tienen los discos SSD frente a los mecánicos es que, como utilizan chips de memoria para guardar la información (en vez de discos metálicos), las dimensiones que tienen son inferiores. Esto permite que puedas llevar el accesorio guardado en el bolsillo del pantalón sin el más mínimo problema, por lo que son ideales para llevarlos de un lado a otro cuando sales de casa. Además, el peso de estos accesorios no suele superar los 100 gramos.

Aparte de todo lo comentado, hay un par de detalles más que también decanta la balanza a favor de los discos SSD. El primero es que al no tener elementos mecánicos, ofrecen una resistencia superior a los golpes y movimientos bruscos. Y esto es vital en dispositivos en los que se guarda información. El segundo detalle es que su consumo también es menor, por lo que son ideales para utilizarlos con ordenadores portátiles.

caída de un disco SSD

Sólo hay una cosa en la que son mejores los discos HDD frente a los SSD: su precio. Aunque cada vez hay menos diferencias, los mecánicos son hasta un 20% más baratos ofreciendo características similares como por ejemplo la capacidad de almacenamiento.

Opciones a tener en cuenta

Existen algunos detalles que son importantes revisar antes de comprar un disco externo SSD. Estos son los más importantes que debes conocer:

  • Capacidad: existen diferentes opciones, todas ellas completamente válidas. Pero en la actualidad con la cantidad de contenidos que se manejan lo ideal es que el modelo que te compres tenga un mínimo de 480 GB. De esta forma siempre cumplirá, dando lo mismo el tipo de uso que le des.
  • Interfaz de conexión: aquí no debes tener dudas, debido a que el disco que te compres debe ser USB. Es importante que la versión sea 3.0 o superior, ya que de esta forma la velocidad del disco se aprovecha a la perfección y no se genera cuello de botella alguno.
  • Velocidad: para estar seguro que te haces con un modelo de calidad, lo ideal es que las tasas de transferencia del modelo por el que te decidas sean de unos 1050 MB/s en la lectura y alrededor de los 1000 MB/s en la escritura.

Puerto USB en un disco SSD

  • Instalación: aquí debes comprobar que lo único que tienes que hacer para utilizar el dispositivo es conectar su cable. Es decir, que debe ser Plug & Play, ya que los sistemas operativos más utilizados, como por ejemplo Windows o macOS, ya disponen de los controladores para utilizarlos.
  • Bus Powered: puede resultar una palabra rara, pero lo que significa es que la energía para funcionar la adquiere por el mismo puerto que se utiliza para transferir información. De esta forma, todo será muy sencillo y no andarás con muchos cables encima de la mesa.
  • Resistencia: asegúrate que la carcasa que tiene el disco es de aluminio o plástico de gran grosor. De esta forma, podrás estar tranquilo frente a caídas desde un metro de altura o los golpes habituales sin que pongas en riesgo tus datos. Existen modelos que incluyen carcasas adicionales para aumentar la resistencia.
  • Compatibilidad: en este apartado las cosas son claras, ya que el modelo que selecciones debe ser siempre compatible con los sistemas operativos más utilizados como son Windows y macOS (que soporte Linux también es bastante positivo).
  • Tamaño y peso: para que sea un disco considerado como un accesorio pequeño, lo ideal es que su tamaño sea similar al de un teléfono móvil o menos. En lo que tiene que ver con el peso, este siempre debe estar por debajo de los 200 gramos.
  • Seguridad: no existe ningún estándar en la actualidad aquí, pero lo que sí es importante revisar es que el modelo que compres admita el cifrado de los datos que hay en el interior para que puedas añadir esta capa de protección.

Los modelos que debes valorar comprar

Te dejamos varios discos SSD que tienen una calidad que está fuera de toda duda y que son una muy buena opción de compra por este motivo. Están ordenados por su capacidad de almacenamiento: hasta 1 TB de espacio o los que ofrecen más.

Discos de hasta 1 TB

Netac ZSLIM

Es de las opciones más pequeñas que vas a encontrar, y a pesar de ello incluye nada menos que 1 TB de capacidad de almacenamiento. Su funcionamiento es bastante bueno y su resistencia alta, por lo que puedes trabajar con él tranquilamente. Es bastante barato ya que se puede comprar por unos 110€.

Disco Netac ZSLIM

Crucial CT1000X6SSD9 X6

Con un nombre casi imposible de pronunciar, se esconde un modelo cuyas dimensiones de bolsillo harán que lo lleves a todas partes sin percatarte de su presencia. Su forma cuadrada es diferencial, y no vas a tener problema alguno en la instalación ni tampoco al leer o escribir información. Su precio se sitúa en torno a los 115€.

Disco Crucial CT1000X6SSD9 X6

WD My Passport SSD

Este es un modelo de la emblemática firma especializada en este tipo de soluciones. Es un disco externo que presume de un diseño muy atractivo, dimensiones comedidas y cifrado de hardware AES de 256 bits habilitado mediante contraseña. Su rendimiento es bastante bueno en todo tipo de trabajos. Puede ser tuyo por aproximadamente 135 euros.

Disco WD My Passport SSD

Pioneer Netac ZSLIM

Estéticamente este es un modelo que tiene un diseño excelente, algo que queda claro al saber que sólo pesa 25 gramos. Con un funcionamiento que no da problema alguno, también vas a disfrutar de un alto rendimiento al trabajar. Es posible conseguirlo por unos 165€.

Disco Pioneer Netac ZSLIM

Discos de más de 1 TB

Samsung T5

Esta es una opción que te cabe en el bolsillo de la camisa, ya que tiene unas dimensiones similares a las de una tarjeta de crédito. Excelente en el rendimiento, es de las posibilidades que siempre se deben valorar comprar con sus 2 TB de capacidad. Su precio se sitúa alrededor de 230 euros.

Disco Samsung T5

Sabrent SSD

De las opciones más pequeñas de todas las que hemos elegido, ya que incluso puedes sujetar este disco SSD con dos dedos. Tiene una capacidad de almacenamiento de 2 TB, y cumple en velocidad y en ofrecer una instalación sencilla ya que es Plug & Play. Lo tienes en casa por unos 300 euros.

Disco Sabrent SSD

SanDisk Extreme

Buena opción de compra ya que incluye una gran capacidad de almacenamiento, llega a los 4 TB, pero además tiene una resistencia excelente debido a un acabado que es excepcional. Ideal para los que trabajan fuera de casa y deseas conseguir una gran experiencia de uso. Su precio ronda los 500€.

Disco SanDisk Extreme

LaCie Rugged

Su acabado con una carcasa adicional de goma hace que estés tranquilo frente a las caídas y, además, tiene un rendimiento bastante bueno. Su conectividad es excelente, y funciona con cualquier sistema operativo actual. Cuesta aproximadamente 500€ en Amazon.

Disco LaCie Rugged

Nuestra recomendación

Entre los modelos que tienen un capacidad de almacenamiento más baja creemos que el Crucial CT1000X6SSD9 X6 es el modelo más adecuado. Es rápido y tiene una buena compatibilidad. Además, su forma cuadrada le hace ser muy sencillo de colocar en la mesa o guardar en una mochila.

Si lo que buscas es mucho espacio para guardar datos, debes elegir el Samsung T5 ya que ofrece la mejor relación calidad/precio. Además, responde bien en su velocidad de trabajo y estéticamente es un modelo llamativo debido a su acabado en aluminio.

¡Sé el primero en comentar!