En esta ocasión tenemos entre manos un ultrabook, que son los portátiles que están pensado por y para ofrecer opciones avanzadas en movilidad. El modelo en concreto es el Acer Swift 7, que es un dispositivo con sistema operativo Windows 10 y que tiene algunos detalles que le hacen ser una opción para los que desean estar siempre preparados fuera de casa.

Lo primero que llama la atención de este dispositivo es que su acabado es metálico, por lo que hablamos de una apuesta Premium en un segmento cada vez más acostumbrado a que el material utilizado sea este (desterrando poco a poco el plástico). El color que tiene, una mezcla entre negro y dorado, es muy atractivo y, lo cierto, es que el resultados final es bastante impactante -por llamativo-. Por lo tanto, el Acer Swift 7 no tiene mucho que envidiar a los modelo que compañías como Apple ponen en juego.

Uso del Acer Swift 7

Por cierto, que el grosor del Acer Swift 7 es uno de los aspectos más destacables, ya que apenas es de un centímetro -lo que le hace mostrar un aspecto que no muchos pueden igualar-. Lo laterales, bien cuidados, son los que incluyen la conectividad… Pero, lo cierto, es que habría que decir que es el lado derecho el que posibilitan esto, ya que es aquí donde se encuentran los dos puertos USB tipo C (compatibles con 3.1) que permiten la conexión de periféricos; compatibilidad con DisplayPort; y, además, aquí es donde el dispositivo consigue la energía para recargar su batería.

En cuanto al manejo, como se ve en la imagen anterior, utilizar el Acer Swift 7 en las piernas es algo completamente posible y, además, cómodo. Esto es ideal para los que trabajan en condiciones de movilidad,  por si se desea dar uso del ultrabook en lugares donde no hay una mesa. El caso, es que la composición del equipo en lo que se refiere a líneas y distribuciones es más que buena.

Trasera del Acer Swift 7

Bien en el hardware el Acer Swift 7

Lo cierto es que de este modelo, debido al grosor que hemos comentado (y a que apenas pesa un kilo), se puede pensar que su capacidad en lo referente al hardware no será especialmente buena. Y, la verdad, es que no es así -aunque con algunos matices-. El caso es que este Acer Swift 7 es un equipo con 8 GB de RAM, lo que es más que suficiente para “mover” Windows 10 con una fluidez muy buena. Y, el procesador elegido, es un Intel Core i7, que trabaja a 1,3 GHz y que en su interior tiene cuatro “cores”. Es decir, que músculo no le falta.

Pero no todo es igual de adecuado, ya que la tarjeta gráfica es una Intel 615 integrada, por lo que no ofrece un rendimiento con los juegos especialmente destacable. Cierto que no es el objetivo de este con el Acer Swift 7, pero es bueno sabe que los títulos con gráficos en 3D de última generación no son precisamente muy amigos de este ultrabook. Donde sí que destaca el ordenador es en el almacenamiento, ya que dispone de un disco SSD (estado sólido) de 256 GB, que es rápido, seguro y resistente. Gran elección.

El caso es que la experiencia de uso fue más que buena, con una ejecución rápida de todo tipo de software. Por lo tanto, este modelo se convierte en una buena opción de compra para los que buscan un equipo ligero, potente y, especialmente, para trabajar o ser productivo.

Algunos detalle más del Acer Swift 7

La pantalla, siempre importante, es un componente que no deja duda de su solvencia. Es un panel IPS de 13,3 pulgadas, la medida que creemos que es más adecuada en condiciones de movilidad, y que ofrece una resolución Full HD. Esto le permite ofrece una rango dinámico correcto, siendo más destacable el brillo ya que se apoya en tecnologías como por ejemplo Acer Coor Intelligent. Por cierto, que el ángulo de visión es adecuado, pero algo mejorable.

Con un sonido bastante por encima de la media -y compatible con Dolby-, el Acer Swift 7 también ofrece un teclado de buena respuesta (tipo chiclet), y que tiene un resistencia a la presión muy adecuada. El touchpad, grande para lo que se puede esperar para un modelo de sus dimensiones, responde perfectamente tanto a los gestos como a la pulsación directa, siendo de una calidad que nos ha convenido y, por lo tanto, consigue sustituir al ratón de forma excelente.

Touchpad del Acer Swift 7

Finalmente, hay que hablar de la autonomía. La energía para la recarga se adquiere de lo puerto USB tipo C, por lo que el proceso de conexión es sencillo y, el tiempo que se tarda en tener la batería al 100%, es de unas dos horas. Conseguir un uso habitual sin tener que recargar durante unas 8 o 9 horas, es completamente posible. Por lo tanto, teniendo en cuenta harware y su panel, el Acer Swift 7 ofrece una buen equilibrio… pero sin tirar cohetes.

Resumiendo al Acer Swift 7

La configuración que hemos probado de este ultrabook tiene un precio de 1.199 euros, lo que no es precisamente una barbaridad (en el mercado hay modelos mucho más caros, siendo similares en componentes). Bonito, solvente y con potencia suficiente, el Acer Swift 7 es un modelo que merece la pena, en especial si la movilidad está presente en tu día a día. Además, si te gusta la última tecnología -donde por ejemplo la inclusión de los puertos USB tipo C es un punto diferencial-, este equipo es una posibilidad muy válida para ti.

Acer Swift 7
Diseño88%
Rendimiento78%
Autonomía80%
Software78%
Pantalla80%
Precio75%
Lo Mejor
  • Bonito diseño
  • Pantalla de calidad
  • Sonido destacable
Lo Peor
  • Poco potente con los juegos
  • Conectividad algo restringida
80%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (13 Votos)
64%
  • Lucas Schiaffino

    en mi parecer yo encuentro que es un buen notebook para el trabajo pero para mi que no tenga ni minimo 1 usb 2.0 se me limita bastante :/