Si estás buscando un equipo con Windows 10 que te permite realizar las tereas habituales en el día a día, el convertible Acer Spin 5 es un modelo que no debes dejar de revisar. Hemos analizado este dispositivo que tiene en su solvencia y equilibro los detalles que más nos han llamado la atención.

Como hemos indicado, este modelo utiliza la última versión del sistema operativo de Microsoft, por lo que no se tendrá duda alguna respecto a cómo se debe usar. Bien es cierto que este desarrollo no aprovecha al máximo las opciones de la pantalla táctil integrada en el Acer Spin 5 pero, junto al software de control disponible, se le saca bastante partido al convertible desde el primer momento.

Uso del convertible Acer Spin 5

Sin dejar de hablar de la pantalla del Acer Spin 5, hay que comentar que esta se puede girar hasta 360 grados, por lo que es posible colocar en varias posiciones el equipo (que van desde el habitual de los portátiles, pasando por la propia de los tablets y, como no, hasta el tipo atril -que es ideal para disfrutar de contenidos multimedia-). Aquí, hay un detalle muy positivo: las bisagras utilizadas son solventes y resistentes, por lo que no se tendrá con ellas el más mínimo problema.

Diseño del Acer Spin 5

Con un peso de 1,7 kilos y un grosor que no es nada excesivo, hay que decir que este equipo es bastante transportable, sin llegar a los niveles de los ultrabooks, eso es cierto. Acabado en plástico, lo que le hace no ser especialmente caro como comentaremos, la tapa dispone de un acabado que simula el metal cepillado. Esto le da un aspecto más elegante que otros modelos de la competencia, pero las huellas se quedan bastante marcadas -ya os lo adelantamos-.

Este es u producto muy versátil y cómodo de utilizar. Esto se debe en parte a la inclusión de un teclado de dimensiones bien pensadas, retroiluminado y con unas teclas correctas –el touchpad responde perfectamente, siendo lo bastante grande para lo que ocupa el Acer Spin 5-. Por cierto, que en la conectividad el convertible cumple, pero no destaca en exceso. Así, por ejemplo, dispone de USB tipo C, y el número de puertos es adecuado, pero no excesivamente numeroso (no faltan ni una salida HDMI y ni una ranura para tarjetas microSD). Dispone de un control para el volumen en el lateral, algo que no es especialmente habitual y le da un toque diferencial.

En definitiva, que este es un modelo correcto en el diseño, con una buena resistencia y, por lo tanto, no desentona. Pero tampoco destaca en exceso, claro, pero es importante tener en cuenta que las bisagras de giro que tiene la pantalla son excelentes.

Bisagra de la pantalla del Acer Spin 5

Hardware bien dimensionado

Es posible seleccionar varios tipos de configuraciones para el Acer Spin 5, pero en todas ellas el corazón que utiliza es de Intel. En el modelo en concreto que nos ha llegado, el procesador es un Core i3 (6100U a 2,3 GHz) que es suficiente para las tareas más habituales, como el uso de procesadores de texto, navegar por Internet y disfrutar de contenidos multimedia. La tarjeta gráfica, que es integrada, no da más que para jugar a títulos poco exigentes y, llegado el caso, a algunos en 3D, pero bajas resoluciones.

La RAM es de 4 GB, que es suficiente (recordamos, que hay varias configuraciones posibles) y nos ha gustado bastante que el almacenamiento llega en un disco duro SSD de 25 GB, lo que se nota a la hora de copiar o leer archivos -que se realiza con gran soltura-. En lo que tiene que ver con la autonomía, esta nos ha dado generalmente entre 8 y 9 horas de uso normal, pero esto siempre depende de las condiciones y trabajos que se realizan.

Ejecución de una juego en el Acer Spin 5

La pantalla de este Acer Spin 5 es de 13,3 pulgadas con un panel IPS de una resolución Full HD. Se ayuda está con la tecnología Acer Color Intelligent, que mejorar la saturación de lo que se muestra. El caso, es que no se ve mal y está en línea con el equilibrio mostrado por este convertible. E sonido, por su parte, es correcto gracias a los dos altavoces que hay en la parte baja.

Detalles finales

Con una completa conectividad inalámbrica, hay que decir que el rendimiento que hemos obtenido con el convertible es el que se espera: más que correcto par el uso habitual, pero que no llega para ser una opción real para los que editan contenidos multimedia o son “jugones”. Por lo tanto, el Acer Spin 5 cumple con las expectativas. El precio que tiene el modelo que hemos probado es de 799 euros.

This slideshow requires JavaScript.

Acer Spin 5
Diseño74%
Rendimiento74%
Autonomía74%
Software72%
Pantalla72%
Precio76%
Lo Mejor
  • Incluye un disco SSD
  • Es un equipo equilibrado
Lo Peor
  • Conectividad mejorable
74%Puntuación global
Puntuación de los lectores: (4 Votos)
82%