No hace ni dos semanas que Apple presentó su nueva generación de MacBook Pro de 2018 y ya están envueltos en polémica. Y es que los problemas del Macbook Pro de 2018 no paran de crecer. Primero vimos el sobrecalentamiento que sufre el modelo con procesador i9 y más tarde descubrimos que si se estropea la placa del MacBook Pro perderemos toda la información. Casi nada.

Por ahora no hay otra solución más que guardar de forma periódica toda la información almacenada en la última generación de ordenadores portátiles de Apple para evitar la pérdida de datos en el caso de que la placa base falle. Pero Apple ha reconocido los problemas del MacBook Pro de 2018 a la hora de disipar el calor de su procesador i9 y ya ha encontrado una solución.

El MacBook Pro 2018 más caro, con un Core i9, se calienta tanto que rinde peor que el modelo con un i7

Y es que la compañía ha pedido “disculpas a cualquier cliente que haya tenido un rendimiento inferior al óptimo en sus nuevos sistemas” además de lanzar un parche para solucionar el sobrecalentamiento del MacBook Pro de 2018.

MacBook Pro de 2018 abierto

Los problemas del MacBook Pro para disipar el calor estaban en los VRM

Como viene siendo habitual, aunque Apple haya reconocido el error, algo extraño en la compañía de la manzana mordida, no ha dado explicaciones del motivo por el que el Macbook Pro con procesador i9 sufría problemas de sobrecalentamiento.

Ha sido un usuario de Reddit quién ha indicado que el problema no lo genera el sistema de refrigerado del procesador, sino el sistema regulador de voltaje, o VRM en sus siglas en inglés. Este componente se encarga de transformar la corriente que llega al procesador para que se ajuste a los recursos que necesite el ordenador garantizando un voltaje estable.

El problema es que el VRM que integra el modelo más vitaminado de la nueva gama de ordenadores portátiles de Apple no es capaz de hacer frente a las necesidades energéticas del procesador provocando problemas en el MacBook Pro de 2018 al sobrecalentarse debido a alcanzar la capacidad máxima del VRM.

Diseño del MacBook Pro de 2018

Al enfriarse el procesador, el rendimiento del MacBook Pro de 2018 vuelve a su estado normal hasta que se vuelve a requerir una cantidad determinada de energía que provoca que el VRM se vuelva a sobrecalentar. De ahí que el usuario que descubrió este problema del MacBook Pro viera que el rendimiento se recuperaba al meter el ordenador en la nevera para enfriarlo.

Para solucionar los problemas del MacBook Pro a la hora de disipar el calor la compañía ha lanzado un parche que viene en macOS High Sierra 10.13.6 Suplemental Update que soluciona este fallo detectado en el modelo con procesador i9, aunque se ha detectado que la versión con procesador i7 también podría sufrir este fallo por lo que se recomienda actualizar ambos dispositivos.

Ahora solo falta esperar a ver si este parche consigue solucionar completamente los problemas del Macbook Pro de 2018 a la hora de disipar el calor sin que siga afectando a su rendimiento. Aunque está claro que el daño a la imagen de Apple ya está hecho.