El teléfono Redmi Note 8, tal y como se esperaba, ya es oficial. Este modelo llega para sustituir a un dispositivo que ha tenido un excelente comportamiento en el mercado tanto en percepción por parte de los usuarios como en lo que tiene que ver con las ventas. El caso, es que la nueva generación es toda una realidad y mostramos las opciones que las que se sustente para mantener su éxito.

En lo que tiene que ver con el procesador y la batería del nuevo Redmi Note 8 hay que decir que la evolución no es precisamente muy grande. En el caso del SOC en el nuevo modelo se incluye el Snapdragon 665, un componente que es superior al 660 de la generación anterior, pero que no suponer un salto evolutivo especialmente grande en capacidad de trabajo ni en lo que tiene que ver con la GPU (pese al cambio a una Adreno 610 por una 512). La verdad es que lo ideal hubiera sido ir a una gama Snapdragon 7xx. Por cierto, el modelo Xiaomi Redmi 8 Pro sí que tiene aquí un buen salto cualitativo: se pasa a un procesador Helio G90T, orientado al uso de los juegos y que en su interior tiene una gráfica Mali-G76, y esto sí que es un buen avance –junto con un uso eficiente de las bandas de 2,4 y 5 GHz con las redes WiFi-.

El Redmi Note 7 Pro es oficial, buena memoria y una cámara con 48 megapíxeles

En la carga de la batería se mantienen los 4.000 mAh en el modelo normal, mientras que el Pro alcanza los 4.500. Y esto es positivo, ya que este amperaje es sobresaliente y permite una excelente autonomía. De nuevo no hay cambio significativo, incluso la carga rápida es de 18 W, pero en este caso no hay mucho que objetar ya que existen elementos internos –como la cámara de la que hablaremos más adelante- que ponían en duda esto. Donde sí que hay cambios en la pantalla, ya que ahora el tamaño de esta es de 6,53 pulgadas, por lo que es más grande y esto es bueno en la actualidad, siendo la replicón Full HD+ y con un excelente aprovechamiento frontal que supera el 90% (un detalle: sólo el modelo Pro incluye lector de huellas en el panel, por lo que este sí que se diferencia de la gama Redmi Note 7).

Procesador MediaTek Helio G90

En lo que tiene que ver con la memoria RAM sí que hay novedades, ya que se alcanza los 6 u 8 GB en la versión Pro, mientras que la normal se queda en los cuatro o seis del modelo anterior. Esto permitirá una fluidez mayor, especialmente en multitarea- y, por lo tanto, se favorece a que todo vaya un poco mejor. En el almacenamiento no hay grandes saltos, pero será posible incluso hacerse con modelo de 128 gigas de espacio, por lo que no se tendrán problemas. U buen añadido en ambos modelos es que se incluye protección frente al agua IP52, algo que es interesaste y no muy habitual en los terminales de Xiaomi.

Pantalla de Xiaomi Redmi Note 8

Cámara del Redmi Note 8, su gran novedad

Y esto sí que pude ser motivo de compra y cambio de modelo. La razón es que se pasa de los dos sensores en la cámara tercera a los cuatro que se ofrece en los anunciados en el día de hoy. La principal es un elemento de 64 megapíxeles en la versión Pro (ya que la «normal» se queda en 48 MPx). Es de los primeros smartphones del mercado en ofrecer esta opción con tanta resolución. Le acompañan uno de 8 MPx para funciones de gran angular (120 grados); otro de 2 MPx para fotos macro; y, el último, es también de 2 MPx, pero en este caso es un sensor de profundidad. Sin duda alguna, el avance es muy claro respecto al Note 7.

Imagen trasera del Xiaomi Redmi Note 8 Pro

No podemos dejar de indicar que también existe un salto cualitativo en la cámara frontal para los selfies en el modelo Pro, ya que se pasa de 13 MPx del modelo actual a los veinte megapíxeles del terminal anunciado en el día de hoy, que es capaz incluso de grabar a 960 cuadros por segundo. Por lo tanto, la apuesta por la fotografía es clave en el nuevo Xiaomi Redmi Note 8.

¿Merece la pena cambiar al Xiaomi Redmi 8?

Pues tenido en cuenta los avances y el precio que tiene el dispositivo, lo cierto es que no es mala inversión proceder a la compra del nuevo modelo. Ben es cierto que sólo se consigue un avance importante en el rendimiento con la variante Pro -que habrá que ver cómo se actualiza debido al uso de un procesador de MediaTek-. Pero los cambios en la cámara y el mantener opciones tan potentes como la carga de la batería, son motivos que sustentan la llegada del Redmi Note 8 -en especial el modelo Pro- y con motivos para ser una opción de compra y mantener su buen comportamiento en el mercado.

Los mejores teléfonos que hemos probado en Topes de Gama