Una de las premisas en el mercado de los drones es conseguir que estos dispositivos sean cada vez más pequeños. Ya hemos visto soluciones de bolsillo, como el último dron de Xiaomi, pero aún hay mucho camino por recorrer para conseguir un micro dron que sea realmente funcional. O no. Y es que ingenieros del MIT acaban de presentar un chip de navegación que mide tan solo 20 milímetros cuadrados. ¿Esto qué significa? que gran parte de la electrónica de los futuros micro drones tendrán el tamaño de una moneda de 10 céntimos. Casi nada.

Este chip desarrollado por la universidad tecnológica más prestigiosa, bajo el nombre de Navion,  no solo tiene unas dimensiones realmente comedidas sino que además requiere únicamente 24 milivatios de potencia, una milésima parte de lo que necesita una lámpara de escritorio, para funcionar por lo que el gran problema a la hora de fabricar micro drones queda solventada.

Skydio R1, el dron que te seguirá a todas partes

Y es que la mayor traba hasta ahora para fabricar un gadget de este tipo recaía en el consumo de energía: cualquier dron necesita una fuente de alimentación que le permita mantener el vuelo durante un largo periodo de tiempo y, el hecho de requerir tan poca energía para funcionar permitirá utilizar baterías más pequeñas, o lo que es lo mismo, que la próxima generación de micro drones tengan una muy buena autonomía de vuelo.

micro drones del MIT

Los futuros micro drones no necesitarán GPS para posicionarse

Otra de las ventajas de este nuevo chip Navion es que el procesador desarrollado por el MIT es capaz de procesar vídeo a una velocidad de 171 fotogramas por segundo mientras rastrea mediciones inerciales, lo que hace que sea capaz de entender su ubicación en un espacio tridimensional, por lo que no requerirá de un GPS para posicionarse. Con esto, los fururos drones serán capaces de volar de forma autónoma en entornos donde no haya cobertura GPS.

Este tipo de tecnología puede ser muy útil en muchos aspectos. Ya no hablamos solo en el mercado del ocio, al poder tener drones de dimensiones realmente reducidas que podamos llevarnos en el bolsillo y utilizar cuando nos apetezca.  El hecho de que la próxima generación de micro drones tengan una mayor autonomía permtirá utilizarlos en tareas de rescate para, por ejemplo, detectar personas atrapadas en edificios derrumbados tras un terremoto.

“Me puedo imaginar aplicando este chip a la robótica de baja energía, como vehículos con aletas del tamaño de una  uña, o vehículos más ligeros que el aire como globos meteorológicos, que tienen que durar meses con una batería”, indicaSertac Karaman, co-líder en este proyecto del MIT. “O imagina dispositivos médicos como una pequeña pastilla que tragas, que puede navegar de manera inteligente con muy poca batería para que no se sobrecaliente en tu cuerpo. Los chips que estamos construyendo pueden ayudar con todo esto”.

Ahora la intención del equipo del MIT detrás de este proyecto es probar su nuevo chip Navion en un coche de carreras en miniatura con una cámara integrada. ¿Y el siguiente paso? crear micro drones para ver hasta dónde puede llegar este proyecto.