Cada vez está más claro que el mercado de los smartwatch se ha reactivado con la llegada de Android Wear 2.0. Ya son varias las compañías que han mostrados sus nuevos modelos, como por ejemplo el Huawei Watch 2 que vimos en el Mobile World Congress. Pues bien, la empresa Movado ha desarrollado un par de dispositivos que ofrecen ante todo, un diseño realmente interesante y diferencial.

Cada vez son más las compañías que fabrican relojes de “toda la vida” las que se deciden a dar el salto al mundo de los smartwatch, y Movado es otro ejemplo de lo que decimos (que, en este caso, se ha aliado con Google en lo que tiene que ver con el sistema operativo, como lo han hecho casi todas). El caso, es que el Museo del reloj es la gran inspiración de la nueva línea de este fabricante y, esto, se nota a simple vista -también la mano del diseñador Nathan George Horwitt que ha colaborado en su creación-.

Así, por ejemplo, los modelos Movado Classic y Bold llegan con cinco watchfaces instalados que tiene como gran inspiración el mencionado museo. Por cierto, cada una de esta esferas tendrán elementos personalizables (widgets) -como mínimo dos-, para que se ale usuario el que le de un toque personal a lo que verá cada vez que mira un mensaje o revisa la hora que es.

Diseño del smartwatch Movado Classic

Otros detalles de los relojes de Movado

Algunos de los buenos detalles que ofrecen estos relojes son que será posible utilizar el asistente de Google, lo que es posible gracias al uso de Android Wear 2.0, y que además los pagos de la compañía de Mountain View son totalmente compatibles (¿para cuándo en España?). Por lo tanto se dará uso a todas las opciones que ofrece el nuevo desarrollo y, por lo tanto, la usabilidad independiente del teléfono será de la partida en ambos dispositivos.

Diseño del reloj inteligente Movado Bold

Específicamente no se han indicado los componentes hardware que incluyen cada uno de los modelos de Movado, algo que se desvelará en la Baselworld 2017, que se celebrará el 27 de marzo. Eso si, lo que sí se ha indico es el precio más bajo que tendrán los relojes, y no son especialmente económicos, ya que hablamos de 495 dólares, unos 470 euros al cambio.