Uno de los accesorios wearables que se han podido ver en el pasado Mobile World Congress es el Samsung Galaxy Watch Active, un smartwatch que lo tiene claro: va directo a por el Apple Watch. Te contamos las sensaciones que nos ha dejado al probarlo en la feria de Barcelona.

La pantalla del nuevo dispositivo es redonda, por lo que mantiene el habitual aspecto que desde hace tiempo se ve en los wearables de la firma coreana. Sin corona circular que se gira, lo que creemos que es una pena ya que nos gustaba, no le faltan un par de botones físicos para interactuar con Tizen. Por cierto, este accesorio es bastante pequeño, algo que nos ha sorprendido, y las correas son intercambiables como es ya habitual en este tipo de accesorios.

Samsung Galaxy Watch Active y Samsung Galaxy Fit, nuevos wearables perfectos para hacer deporte

Al Samsung Galaxy Watch Active no le  falta protección frente al gua y polvo -sumergible hasta 50 metros-, algo esencial en un dispositivo que tiene un claro objetivo deportivo. La pantalla integrada es de sólo 1,1 pulgadas, por lo que no es especialmente grande.Esos sí la resolución es de 360 x 360 y, lo realmente importante en este apartado, es que el panel es AMOLED y la calidad de imagen que ofrece es simplemente excelente.

Smartwatch Samsung Galaxy Watch Active comparado con Apple Watch

Más detalles del Samsung Galaxy Watch Active

Importante comentar en lo que tiene que ver con el hardware que el Samsung Galaxy Watch Active incluye un procesador Exynos 9110 de fabricación propia; 4 GB de almacenamiento interno donde es posible guardar música; 768 GB de RAM; y no le falta una buena cantidad de sensores, como acelerómetro. Integra NFC por lo que es posible realizar pagos móviles dando uso a Samsung Pay.

Trasera del Samsung Galaxy Watch Active

Las sensaciones de uso que nos ha dejado el Samsung Galaxy Watch Active, es que su interfaz de usuario se parece bastante a la que se incluye en el Apple Watch, por lo que su uso es sencillo mediante gestos y acciones rápidas. Un acierto el uso de tonalidades oscuras, como las amplias opciones de personalización de las pantallas y widgets. Un detalle final: excelente en lo que tiene que ver con la fluidez, esto es así incluso al contestar notificaciones (algo que permite Tizen).

En resumen, buenas sensaciones las obtenidas con en Samsung Galaxy Watch Active, que permite llevar un buen reconocimiento de la actividad física que se realiza. Por ahora no tenemos precio concreto, pero que lo normal es que se mantenga en los habituales que la compañía coreana pone a sus accesorios wearables al lanzaros al mercado.

Los mejores accesorios wearables que hemos probado en Topes de gama