Los Smart TV o televisores inteligentes son el futuro. Cada vez más hogares cuentan con este tipo de dispositivos y es un mercado que va claramente en alza. ¿Para qué vas a comprar un televisor convencional si una televisión inteligente cuenta con muchas más funciones, como el poder acceder a contenidos multimedia como Netflix? Pues muy sencillo: una Smart TV se puede hackear. Y es más peligroso de lo que parece. Por ello te vamos a enseñar cómo evitar este molesto problema.

El gran problema que hay con las Smart TV es que cuentan con un software mucho más sencillo que el de otros dispositivos como un smartphone o un ordenador de sobremesa por lo que son relativamente fácil piratearlas. Y el problema no es que sea posible hackear tu Smart TV ya que lo máximo que van a poder hacer es cambiar el canal que estás viendo o ponerte vídeos de YouTube de forma aleatoria.

Vale, eso es un mal menor, ya que no van a poder acceder a información relevante pero si te decimos que a través de la conexión Wi-Fi pueden aprovechar el hack realizado en tu Smart TV para infectar otros dispositivos la cosa cambia. Y se vuelve mucho más peligrosa.

Smart TV

Consejos para evitar que puedan hackear tu Smart TV

Por ello os vamos a dar algunos consejos para evitar que puedan hackear tu Smart TV y no llegue a ser un problema grave. El primer consejo es apostar por Samsung a la hora de escoger un Smart TV. Los televisores inteligentes del fabricante coreano cuentan con una mayor protección por lo que, aunque siguen siendo vulnerables, son menos propensos a sufrir ataques informáticos que otros dispositivos.

Complicidad en la piratería, ese es el peligro ante el que se enfrentan muchos proveedores de Internet actuales

Además las Smart TV de origen chino, pese a ser mucho más económicas, cuentan con unos protocolos de seguridad ínfimos por lo que, aunque su precio sea realmente atractivo, puede ser un problema a largo plazo que haga que su compra inicial no sea nada rentable.

Otro de los consejos es no tener siempre el Wi-Fi conectado. Si vas a ver cualquier canal de la televisión, o ver una película a través de un disco duro externo no te hace falta tener la Smart TV conectada a la Red. Además en el caso de que luego quieras ver esa serie de Netflix que tienes pendiente, tan solo tienes que apretar dos botones y tu televisión recuperará su conexión a Internet.

El futuro de la seguridad en Internet pasa por actuar de manera similar a la de los atacantes

Por último, utilizar un gadget como el ChromeCast de Google es otra opción a tener en cuenta si quieres evitar que acaben por piratear tu Smart TV. Utilizando un dispositivo de este tipo evitas el tener que comprar un televisor inteligente, además de tener casi cualquier función disponible en una Smart TV en un televisor convencional.