En Topes de Gama ya os hemos comentado en un primer artículo qué ofrece la tecnología QLED, una de las más importantes que existe en el mercado actúa de televisores y que llega de la mano de Samsung. Pues bien, vamos indicaros las razones por las que representa de forma destacada los colores y la sensación que nos ha dejado por ello.

Lo primero es comentaros las opciones que hay en el mercado para hacerse con un televisor con tecnología QLED. Existen varias gamas que lo integran, como por ejemplo las Serie 7 y Serie 8 y, como no puede ser de otra forma, se dispone de varios tamaños de panel: desde las 49 hasta las 75 pulgadas, en modelos tanto planos como curvados. Por cierto, que la nueva Serie 9 llegará a las 88 pulgadas a finales de año, una marca de lo más interesante y sorprendente.

Televisor QLED

Calidad de imagen en los televisores QLED

Lo primero que queremos comentar es lo que tiene que ver con la calidad el color que se ve en los paneles QLED. Esto se debe principalmente a que se reproduce el 100% del volumen de este, lo que asegura una alta fidelidad (y, por ello, dispone de certificación de la VDE). Y, todo esto, es posible independientemente del brillo que se esté utilizando, lo que no es muy habitual. Por cierto, los negros son del 100% de este color, pero sin que se apague el píxel como en otros modelos del mercado. El caso, es que la experiencia visual es muy buena.

El control de la intensidad del color es muy efectivo, ya que se puede controlar la luz que incide en cada píxel, lo que le hace diferente a otros modelos del mercado. Así, se puede ser mucho más preciso al configurar un televisor QLED. En lo que tiene que ver con los ángulos de visión, este es muy bueno ya que se incluye un recubrimiento metálico de los Quantum Dot de la pantalla. El caso, es que se evita de esta forma se evitan mucho los reflejos, para lo que se ayuda de una opción del panel denominada ojo de polilla.

¿Se nota la tecnología QLED?

Pues lo cierto es que creemos que sí, y bastante (especialmente con el volumen de color que se reproducen). Aparte, la gestión del brillo es excelente y los negros son sorprendentemente intensos para no apagar el píxel. En definitiva, y anunciado que vemos a realizar comparativas y análisis de estos televisores, hay que decir que nos ha convencido plenamente los QLED de los que seguiremos hablando.

Uso de televisor QLED