Parece bastante claro que en el mes de septiembre se anunciará una nueva versión del Apple TV de la compañía de Cupertino. Este acompañar al esperado iPhone 8 y, también, al nuevo smartwatch de la compañía y, ahora, han aparecido algunos detalles interesantes del reproductor que es importante conocer.

Una de las nuevas opciones que parece bastante claro que ofrecerá el dispositivo es la compatibilidad con las reproducciones de calidad 4K, por lo que el propio reproductor se llamaría Apple TV 4K (evidentemente, esto está sin confirmar por el momento). El caso, es que claramente se da el salto en el vídeo, esperado y necesario ahora que las ventas de los televisores 4K ya son tan elevadas como los Full HD. Por cierto, lo lógico es esperar que también se incluya compatibilidad con HDR.

Pero aquí no acabarán las nuevas opciones que se han conocido que ofrecerá el reproductor de la compañía de Cupertino, ya que se apunta desde la fuente de la información que el nuevo Apple TV de 2017 permitirá reproducciones en vivo (mediante streaming). Esto sanguificará la llevada de lo que se he denominado “Live Televisión”, donde no faltarán programas de noticias y de deportes. Suena bastante apetecible, la verdad.

Más opciones que tendrá el nuevo Apple TV

Todo apunta a que el diseño no cambiará mucho, lo que es una buena noticia, ya que el reproductor actual tiene unas dimensiones que permiten colocarlo en casi cualquier lugar del salón sin que apenas ocupe espacio. Además, no le faltarán los añadidos que en el año 2015 llegaron a Apple TV, como el nuevo mando a distancia y la compatibilidad con Siri. Eso sí, será necesario que la nueva versión de este producto incluya más memoria interna y un procesador más potente (está por ver cuál será la elección de Apple), ya que de otra forma la compatibilidad con 4K nos será la mejor del mundo.

Uso del mando a distancia de Apple TV con Siri

El caso es que este nuevo Apple TV es una de las piedras angulares para que definitivamente Apple se decida a poner en el mercado su servicio de suscripción que compita de una forma más evidente con opciones como Netflix o HBO, y que de esta forma las supuestas conversaciones que está manteniendo con diferentes estudios lleguen a buen puerto. No faltarían creaciones propias, pero lo lógico es ofrecer a los usuarios hardware que sea capaz de aprovechar al máximo la calidad de imagen actual y mantenga su ecosistema tan estable como hasta ahora.