La interactividad del videojuego llega al formato tradicional del film en Black Mirror: Bandersnatch, la primera película interactiva que Netflix ha estrenado hoy. Tu eliges lo que va a suceder y te toca tomar las decisiones en este film que al igual que la serie rompe con los moldes pre-establecidos.

En uno de los capítulos de la genial Futurama, el personaje de Fry iba al cine y alucinaba al ver que las películas del año 3000 son interactivas, y uno puede cambiar por tanto el desarrollo de la acción y elegir lo que va a suceder. Eso lo vimos en el cambio de siglo, y hoy, 20 años después, ese concepto se hace realidad a través de Netflix, la plataforma que ha estrenado su primera película interactiva con Black Mirror: Bandersnatch, una producción del universo creado por Charlie Brooker que parece adelantarse al presente tecnológico y anticipar la realidad futura, como demuestra el capítulo Nosedive de la temporada 4 y lo que está aconteciendo ahora en China.

Bandersnatch, las decisiones son tuyas

Esta película de 90 minutos ambientada en 1984 cuenta la historia de un programador informático que está adaptando una novela de fantasía a un videojuego. De repente, el experto empieza a cuestionarse la realidad que lo rodea, y mientras la historia se va narrando, Bandersnatch nos da la opción de elegir qué va a pasar a continuación. Al igual que en los juegos como Detroit Become Human o Life is Strange, tú tendrás el control sobre lo que ocurre. Y lo mejor es que no se tratará de pequeñas elecciones, sino que tus decisiones tendrán una consecuencia directa sobre el desarrollo de la historia.

Con una capacidad inmersiva total, Bandersnatch también invita a la ‘rejugabilidad’, ya que puedes verlo otra vez, tomar decisiones diferentes y ver el nuevo camino y final que se abren. Su duración es de hora y media, aunque para verlo todo, las diferentes ramificaciones de la trama, los finales a los que nuestras decisiones nos llevan, necesitaremos 300 minutos, exactamente 5 horas.

Netflix, pionera en el contenido interactivo

Con la idea y la tarea de tener que ir siempre un paso por delante de la competencia, la plataforma Netflix ya probó en 2017 el concepto de ‘Serie Interactiva’ con un contenido infantil, Puss in Book, que permitía a los niños elegir qué iba a hacer el protagonista a continuación. Ese mismo concepto es el que figura en Minecraft: Story Mode, una versión del juego de Telltale que ya está disponible en Netflix y que nos permite ver el juego como si fuera una serie al tiempo que interactuar eligiendo cosas y tomando decisiones.