Estamos en un momento en que las plataformas de servicio en streaming están de moda, y eso se ha conseguido gracias a servicios como el de Netflix o HBO. Hoy vamos a ver la manera en la que facturan estas empresas, dado que se ha descubierto que no tributan en España, y por ello, no pagan los impuestos correspondientes.

Hace años era impensable que una empresa como Netflix triunfase en España, todo esto debido a que se solía piratear mucho y eso hacía que tanto las películas que no se consumían en el cine o las series por las que había que pagar no fuesen tan conocidas. Gracias a este tipo de servicio, tenemos una tarifa plana que nos permite ver todo tipo de películas y series al mes por un precio fijo.

Cómo instalar Netflix en los terminales Android rooteados

Ya comentamos hace tiempo que Netflix está en números negativos, y lo que pensaba estar durante bastantes años, dado que está haciendo una gran inversión a largo plazo para que, más allá de 2020, pueda volver a crecer económicamente con una estructura de películas y series propias ya creada, pero aún así, están viendo todas las formas de conseguir más dinero mes a mes.

Netflix, HBO, Sky y Amazon TV no tienen sede en España

Ya vimos que Netflix hace poco subió los precios de sus tarifas, y es que este es uno de sus métodos para conseguir crecer sus ingresos mes a mes, pero hay uno, que siguen todas las compañías, que acabamos de descubrir.

Los impuestos en España son más altos que la media de los otros países de Europa, y es por ello que muchas empresas, al facturar más, deciden moverse de España a otros país y montar su sede fiscal ahí. Esta práctica no es ilegal ya que permite facturar a otros países de todo Europa sin necesidad de tener la sede fiscal en cada uno de ellos.

Esta práctica es la que hacen estas empresas. Podemos ver como Netflix tiene su sede fiscal en Holanda, y esta sede es la que nos hace la factura, desde fuera de España. Lo mismo pasa con Amazon Prime Video, que se encuentra en Londres, HBO, que se encuentra en Suecia o incluso el último servicio en llegar a España, Sky TV, que tiene sede en Inglaterra.

No sabemos si esto seguirá durante mucho tiempo dado que países como Alemania o Francia han promovido una iniciativa para que todas las multinacionales paguen los impuestos del país donde ingresan, y esto, si se llega hacer, seguramente tenga consecuencias como un aumento de los precios de cada tarifa.