La realidad virtual lleva entre nosotros algo más de un año y, tras el lanzamiento de las principales apuestas de ese nuevo mercado (Oculus Rift, HTC Vive, PlayStation VRGear VR que lleva distribuyendo Samsung desde 2014), hay muchos usuarios que todavía creen que esto de ponerse unas gafas debe ofrecer más opciones de interacción con los mundos virtuales que visitamos que lo que actualmente nos permite hacer.

Y ese más que le piden tiene que ver, sobre todo, con la posibilidad de hacer más naturales y complejas las posibilidades de interacción con las experiencias o videojuegos VR. Ahora, ha sido Disney la que ha demostrado que próximamente podremos interactuar con objetos reales de una manera completamente integrada.

El vídeo, que tenéis más abajo, es la demo que han creado y mostrado los chicos de Disney Research en la IEEE Virtual Reality 2017 que se celebra en Los Ángeles. Una prueba más que evidente de que hay mucho camino que recorrer para conseguir que casi cualquier objeto que tengamos a mano pueda convertirse, por ejemplo, en un arma para un juego.

Captura de la pelota con precisión

Desde el departamento de investigación de Disney hablan de que este sistema que han desarrollado “permite a los usuarios capturar con precisión una pelota de verdad mientras nos sumergimos en un entorno de realidad virtual”. En la prueba que podéis ver aquí debajo se puede apreciar la “representación de una pelota virtual en un juego” y cuya trayectoria fue capaz de predecirla el jugador para capturarla sin problemas. Un hecho muy importante porque supone la interacción de dos usuarios dentro de un entorno virtual.

Para llevar a cabo esta prueba el sistema fue capaz de “rastrear el movimiento de una bola desde el momento en el que se la lanzó otro usuario”. Esta tecnología está pensada para que, en caso de utilizar estos objetos dentro de un juego o una experiencia, el usuario pueda improvisar todo tipo de estrategias y movimientos. Tanto es así, que desde la compañía hablan de que este trabajo permite “unir la realidad virtual con mundos reales” y deja abiertas “muchas oportunidades y beneficios […] podemos mostrar, no solo dónde va a estar la pelota [sino] aprovechar la VR para hacer algunas tareas más sencillas, como usar una red [de verdad] para atrapar pelotas”.