La realidad virtual es una tecnología que ha visto crecer su potencial de mercado de manera exponencial a lo largo de los últimos años y que de la que solo hemos visto la punta del iceberg. Y aunque en un futuro ni los juegos, ni las experiencias tengan un recorrido importante (si es que no lo tienen), lo cierto es que sus aplicaciones son virtualmente infinitas en muchos órdenes de la vida. Como en el de la salud.

Para quitar la ansiedad

Seguramente estamos diciendo una obviedad si aseguramos que los pacientes que van a ser sometidos a una operación suelen entrar nerviosos y alterados al quirófano, sobre todo si durante la intervención no necesitan estar sedados y pueden mantenerse despiertos. El caso es que para evitar estos cuadros, un hospital privado de Ciudad de México ha empezado a utilizar la realidad virtual para que el paciente se olvide de que está en una mesa de operaciones y rodeado de gente.

Eso le ocurrió a Ana, de 61 años, que fue intervenida en una pierna y que para mantenerla distraída y que no se acordara de dónde estaba, le pusieron unas gafas de realidad virtual y la animaron a darse un paseo por las ruinas de Machu Pichu. Así, en vez de médicos, jeringuillas, escalpelos y demás artilugios de cirugía la paciente se encontró rodeada de un paisaje maravilloso en pleno corazón de Perú.

Machu Pichu recreación VR

El responsable de esta iniciativa es el cirujano José Luis Mosso Vázquez, de 54 años, que ha conseguido que sus pacientes no crean estar sobre una mesa de operaciones y que vivan como si estuvieran dentro de esa recreación del enclave incaico. Es más, preguntada Ana, la paciente, por la experiencia, no tuvo la menor duda y dijo sentir que “fui transportada” y que “normalmente estoy muy estresada [cuando la operan], pero ahora me siento muy, muy relajada”.

Spider-Man para las endoscopias

Este médico ahora ha podido, gracias a la tecnología, utilizar la realidad virtual en sus pacientes pero según sus palabras, ya experimentó en el pasado con otros métodos que fueron el embrión de ese viaje a Machu Pichu. En el año 2004, viendo jugar a su hijo con un juego de Spider-Man (que proyectaba imágenes en una especie de realidad virtual muy rudimentaria) pensó que por qué no podría utilizar eso con sus pacientes, para distraerles en sus intervenciones.

Dicho y hecho. Al poco tiempo, el doctor Mosso tenía a sus pacientes, a los que iba a realizar una endoscopia gastrointestinal (que no son nada agradables), viajando por los mundos del hombre araña para que se olvidarán de lo que les estaban haciendo.

A partir de ahí, fue visitando convenciones médicas y ofreciendo su experiencia para utilizarla con pacientes de otros países hasta que llegó a contactar con una experta en realidad virtual del Medical Center de San Diego, que le donó un equipo completo de RV para sus intervenciones. Y es que, según datos de estudios realizados a partir de estas experiencias piloto, sobre 140 pacientes se conoció que los que habían utilizado realidad virtual durante la operación sintieron un 24 por ciento menos de dolor y ansiedad.