El pasado 12 de julio Apple presentó la nueva generación de MacBook Pro, los ordenadores portátiles de la compañía con sede en Cupertino. Este último lanzamiento se ha visto envuelto en la polémica, primero por los problemas a la hora de disipar el calor en el modelo con procesador i9.Y ahora hemos descubierto nuevos problemas con el MacBook Pro de 2018: si la placa base del MacBook 2018 falla, perderás toda la información que tengas almacenada.

Si bien es cierto que la compañía americana ha solucionado uno de los problemas con el MacBook Pro que más molestaba a los usuarios de la anterior generación, el mecanismo de su teclado que era excesivamente ruidoso, parece que el nuevo MacBook Pro tiene nuevos problemas.

Todos los fallos que han tenido los productos de Apple en los últimos 10 años

Y es que los chicos de iFixit descubrieron mientras desmontaban el MacBook Pro de 2018 de 13 y 15 pulgadas que faltaba un conector especial de recuperación de datos. Los discos SSD de estos modelos no son extraíbles y están soldados directamente en la placa del dispositivo. Si falta este conector y la placa se estropea, es imposible recuperar la información.

MacBook Pro abierto

Si se rompe la placa del MacBook Pro 2018 vas a estar en problemas

Este conector especial servía para que, en el caso de la placa base de la primera generación de MacBook Pro con teclado Touch Bar integrado fallaba, se pudiera recuperar la información de sus discos SSD a través de proveedores de servicio técnico oficial de Apple. Y parece que el nuevo MacBook Pro de 2018 no cuenta con esta pieza.<

Apple prepara una amplia y numerosa renovación de sus iPad este otoño

Pero, ¿Por qué Apple no ha incluido esta pieza en su nueva generación de ordenadores portátiles, sabiendo que esto podría ocasionar futuros problemas con el MacBook Pro de 2018? Por puro egoísmo y para ganar más dinero. Así de sencillo.

MacBook Pro

A Apple no le gusta nada que podamos mejorar nuestros MacBook comprando SSD de mayor capacidad o aumentando la memoria RAM. Al integrar la SSD en la placa base consiguen que no se pueda ampliar si no pasas por caja. Además de esta manera consiguen un nivel de encriptación de datos mucho mejor. Tanto que, si se rompe la placa base no habrá forma de recuperar los datos.

Por ahora, la única solución es ir haciendo copias de seguridad a través de Machine Time, la herramienta de Apple para guardar datos de sus dispositivos, o utilizar un disco duro externo para ir almacenando la información más importante que tengamos en nuestro ordenador por si en un futuro aparecen problemas con el MacBook Pro de 2018.