¿Estás buscando un ordenador portátil que pueda con todo, incluso con los juegos más actuales? Si es así, hay un modelo que no debes pasar por alto ya que ofrece lo que se puede esperar de un equipo que es posible utilizarlo en entornos gaming: el Razer Blade Pro. Te contamos todo lo que tienes que conocer de esta bestia.

Lo cierto es que una vez que se revisan todos los apartados esenciales que son de la partida en un ordenador portátil que buscan ofrecer la máxima potencia, como alguno de los que hemos probado de MSI, las sensaciones que se tienen son simplemente espectaculares. Un ejemplo de lo que decimos es que la pantalla que se integra en el Razer Blade Pro es de 17,3 pulgadas con resolución 4K (y táctil). Esta dispone de certificación THX por la forma de representar las imágenes -y, esto, evidentemente, también “afecta” al sonido que se consigue con el equipo-.

A todo esto le acompaña un diseño realmente atractivo, donde no le falta un teclado retroiluminado (Razer Chroma) y sistema operativo Windows 10 en el que no alta la habitual aplicación de control para ajustar todos los elementos de forma adecua -algo que siempre demandan los amantes de los juegos-. Por cierto, no estamos ante un modelo para llevarlo de un lado a otro para trabajar, ya que el peso que tiene el Razer Blade Pro es de 3,49 kilos y, en lo que tiene que ver con las dimensiones, estas son las siguientes: 42,4 x 28,1  2,25 centímetros.

Teclado del Razer Blade Pro

El corazón del Razer Blade Pro

Si te preguntas la potencia que ofrece el portátil del que estamos hablando, hay que indicar que esta está más que asegurada ya que en el interior del equipo se esconde un Intel Core i7-7820HK de cuatro núcleos (Kaby Lake) que es capaz de trabajar a un frecuencia en forzado de hasta 4,3 GHz… ahí es nada. En lo que tiene que ver con la RAM, capacidad máxima del Razer Blade Pro es de 32 GB, con una velocidad de trabajo que se sitúa en los 2,67 MHz. Es decir, que no existe cuello de botella alguno al ejecutar procesos.

Las necesidades de almacenamiento están resueltas con tres posibilidades, siempre utilizando componentes con tecnología SSD (estado sólido). El uso de dos discos duros en paralelo en el Razer Blade Pro (RAID 0) permite una ejecución de software muy rápida, lo que también evita retardos. Estas son las opciones disponibles: 512 GB, 1 TB y, también, el doble de la última indicada 2 TB. Buenas soluciones no cabe duda.

En lo que tiene que ver con la tarjeta gráfica, la elegida es une GeForce GTX 1080 de NVIDIA que dispone de 8 GB de memoria (tipo GDDR5) dedicados. Esto le permite un rendimiento muy alto con los juegos actuales y, también, la posibilidad de utilizar tecnología como G-SYNC del mismo fabricante que el adaptador elegido. Aparte, su potencia gráfica le permite ser compatible con contenidos de realidad virtual.

Lateral del Razer Blade Pro

A continuación dejamos un listado de las opciones de conectividad que ofrece el Razer Blade Pro, un modelo que llega al mercado en el mes de abril pero que ya se puede ver en la página web del fabricante:

  • Lector de tarjetas de memoria
  • Thunderbolt 3 (USB tipo C)
  • 3 x USB 3.0
  • HDMI 2.0
  • Killer™ Wireless-AC 1535 (IEEE 802.11a/b/g/n/ac + Bluetooth® 4.1)
  • Killer™ E2500 (Gigabit Ethernet 10/100/1000)

Frontal del Razer Blade Pro

El Razer Blade Pro tiene un precio que se sitúa desde los 4.000 dólares (al cambio se queda en unos 3.680 euros) y no se debe olvidar que este modelo llega con compatibilidad Dolby Digital Plus (7.1); Webcam frontal de 2 Mpx; batería recargable de 99 Wh; y, como no, Security Slot de Kensington.

  • Kados

    Es increíble que estén hablando de un portátil gaming y no hayan mencionado nada de lo más importante que es la gráfica. Deberían agregar al menos que es una GTX 1080.