NVIDIA es el dueño y señor del mercado de las tarjetas gráficas. Aunque AMD y su línea de GPUs intenta competir con la compañía americana, poco hay que hacer ante el potente cátalogo de NVIDIA. O no. Y es que nos hacemos eco de una noticia publicada por nuestros compañeros de ADSLZONE realmente interesante: Intel prepara su propia línea de tarjetas gráficas dedicadas.

Si bien es cierto que Intel lleva años fabricando tarjetas gráficas integradas en sus productos, hace 20 años que no lanza su propia tarjeta gráfica dedicada. Pero las cosas van a cambiar muy pronto. Ya el fichaje de Raja Koduri, antiguo vicepresidente senior de AMD y jefe de arquitectura de Radeon Technologies Group, dio a entender las intenciones del fabricante que ahora ha revelado el primer prototipo de la nueva tarjeta gráfica dedicada fabricada por Intel.

Prototipo de tarjeta gráfica de Intel

Intel vuelve al mercado de las tarjetas gráficas 20 años después

Hablamos de una tarjeta gráfica fabricada en un proceso de 14 nanómetros y que contará con 1.500 millones de transistores. Una cifra muy alejada de las soluciones más potentes de su máximo rival. Más si tenemos en cuenta que la NVIIDA GTX 1080 Ti cuenta con 12.000 millones de transistores.

Los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 brillan gracias a Intel

¿Esto qué significa? Que la nueva tarjeta gráfica de Intel está orientada al bajo consumo para que sus nuevas soluciones sean lo más eficientes posibles. Un movimiento muy inteligente por parte de Intel que quiere revolucionar el mercado de gama baja ofreciendo una soluciones de calidad a buen precio.

Actualmente nadie puede competir con las tarjetas gráficas de gama alta de NVIDIA. Hablamos de una línea de productos que no baja de los 600 euros y que no tiene rival. Por lo que si Intel entrase directamente en este mercado lo más probable es que las ventas fueran mínimas ante la superioridad de NVIDIA.

Procesador de Intel

Pero la idea de atacar primero la gama baja ofreciendo una línea de tarjetas gráficas que ofrezcan un buen rendimiento y un consumo mínimo a un precio ajustado para ir ganando la confianza de los clientes y conseguir cierto prestigio en el sector es el primer paso que dará Intel para entrar en el mercado de las tarjetas gráficas.

Intel en el CES: solución a Spectre, coches voladores y más

Más si tenemos en cuenta que la compañía ya está trabajando en la creación de chips de 10 nanómetros además del uso de cobalto para fabricar sus transistores consiguiendo un menor tamaño y mayor delgadez de sus chips para producir en un futuro tarjetas gráficas de gama alta.

Eso sí, esta nueva tarjeta gráfica de Intel aún está en las primeras fases de desarrollo. La compañía sólo ha mostrado un primer prototipo por lo que todavía queda un largo camino hasta que veamos la primera GPU De Intel en el mercado tras 20 años de sequía. Eso sí, la idea de que NVIDIA vaya a tener un nuevo rival en el sector es una excelente noticia para todos nosotros.