Si tenemos que escoger los terminales con mejor diseño de todo 2017, seguramente esté Samsung entre las primeras posiciones. Este año han puesto de moda los diseño todo pantalla con un ratio de pantalla 18,5:9 que les permite luchar por ser el móvil más bonito del año, pero para sorpresa de todos, parece que no va a seguir el mismo camino con el Galaxy S9.

Aunque el Galaxy S8 y Note 8 sean de lo mejor del mercado, ha habido bastantes personas que le han podido sacar fallos a su diseño, y sobretodo, en la parte trasera. El Galaxy S8 puso el sensor de huellas muy cerca de la cámara, lo que hacía que en muchas ocasiones, el usuario tocase la cámara y a la larga la manchase, algo que han “parcheado” en el Note 8.

Comparativa entre el iPhone 8 Plus y Samsung Galaxy Note 8

En el Note 8, al incorporar dos cámaras, se aprovechó a cambiar la disposición de estas, dejando el Flash LED entre las cámaras y el sensor de huellas para poder llegar de forma más fácil y así tener menos probabilidades de tocar la cámara sin querer. Este cambio fue mínimo, y su sensor siguió estando en una posición realmente incómoda para la mayoría de usuarios, por lo que parece que va a cambiar.

El Galaxy S9 seguiría con dos cámaras pero con distinto sensor de huellas

Hoy vemos podido ver gracias a unas filtraciones que aseguran que Samsung estaría trabajando en cambiar la parte trasera de su nuevo Galaxy S. La parte delantera no necesita cambios al ser una de las más aprovechadas del mercado, pero que no nos extrañe que Samsung siga haciendo más y más pequeños los terminales del móvil, pero para la parte trasera sí podemos esperar algo.

Según los rumores, Samsung cambiaría el módulo de doble cámara y lo dejaría sin el sensor de huellas, algo parecido como podemos ver en terminales como el Mate 10 Pro o LG V30, dejando las dos cámaras juntas, en la parte superior de la parte trasera, y el sensor de huellas en dos posiciones distintas dependiendo del terminal: para el Galaxy S9 en la parte trasera, justo debajo de las cámaras, mientras que para el Note 9, integrado en la pantalla.

Este cambio es uno de los únicos que tendrá el nuevo móvil de Samsung la no necesitar casi ninguno más, pero también es uno de los más necesarios ya que es por donde se ha llevado más críticas. Veremos a ver si Samsung puede dar un golpe sobre la mesa en la primera mitad de año para tener mejor diseño que todos los terminales de 2018.