Se venía rumoreando desde hace tiempo sobre la llegada de una nueva versión de los pagos móviles de la compañía coreana, y esto se ha confirmado oficialmente. Hablamos de Samsung Pay Mini, un desarrollo que no viene a sustituir al ya existente, ya que lo que se busca con él es complementarlo. El caso, es que esta nueva herramienta de pagos será de la partida este mismo año.

Al contrario de la plataforma de pagos con el teléfono ya existente, lo que ofrece Samsung Pay Mini es el poder realizar pagos online (en la web), por lo que se ha anunciado que no se restringirá el uso a los dispositivos Galaxy de la compañía. Así, más o menos se viene a competir con uno similar que tiene en estos momentos Apple. Ya hay fechas aproximadas de llegada del servicio, que no es otra que Q1 de 2017, pero esta se restringe en un primer momento en Corea del Sur, desplegándose posteriormente a otras regiones -es decir, lo habitual-.

Un detalle interesante como hemos indicado es que Samsung Pay Mini podrá funcionar con la inmensa mayoría de dispositivos con Android, ya que sólo tiene dos requisitos mínimos (aparte del uso con conectividad): tener una versión del sistema operativo de Google, 5.0 o superior y, además, que la pantalla tenga una resolución de 1.280 x 720. Es decir, que no se es demasiado exigente

Sencillez en los pagos

Esta es la idea que tiene la compañía coreana, ofrecer las máximas opciones de pago desde los terminales móviles para que los usuarios puedan elegir la que mejor se adapta a sus necesidades. Evidentemente, con Samsung Pay Mini no se podrán efectuar transacciones sin conectividad, por lo que en este caso se tiene que c¡recurrir al servicio ya existente -que sólo es compatible con modelos de su propio gama de producto-. El caso, es que en gigante asiático tiene claro que los pagos móviles son parte del futuro y desean estar muy presentes.

Antes del despliegue del servicio Samsung Pay Mini se realizará una prueba desde el día 6 de febrero, pero como hemos comentado se restringirá al país natal de la compañía. El caso, es que todo lo necesario ya está preparado y, una vez se confirme su buen funcionamiento, comenzará a lanzarse la nueva herramienta en otros mercados (y, esperemos, que España sea uno de los primeros lugares elegidos, como ya ocurrió con Samsung Pay).