El Samsung Galaxy Note 8 ha sido el primer terminal de la compañía coreana que ha utilizado una cámara con dos sensores como principal (y trasera) y, al menos sobre el papel, se apunta a que es todo un acierto -especialmente por disponer de estabilizador óptico en los dos elementos-. Y, por lo que parece, esto tendrá su continuidad en el futuro Samsung Galaxy S9.

Por lo tanto, todo parece indicar que los modelos de gama alta de la compañía van a mantener el uso de dos sensores que trabajan en paralelo, con un segundo dedicad a telefoto (diferente al uso que le dan los modelos de Huawei, como por ejemplo ocurrirá con el Mate 10). De esta forma, no parece que esta forma de trabajar vaya ser única en la gama Galaxy note. Eso sí, ahora está por ver si se cambia la ubicación del lector de huellas que está situado justo al lado de la cámara, para de esta forma mejorar la ergonomía y, esto, se apunta que sería así… pero sin abandonar la carcasa trasera -pero desplazando el sensor a un lugar mucho más accesible para el uso del dedo índice-.

En lo referente al hardware propiamente dicho para la cámara dual del Samsung Galaxy S9, no se ha proporcionado mucha información. Lo lógico es que no exista un gran cambio respecto a que se aumente la resolución (12 megapíxeles en el Galaxy Note 8), pero sí que se incluya una apertura que adquiera mucha más luz y, además, que la óptica evolucione. Aparte, se podría avanzar en lo que tiene que ver con una grabación a cámara lenta mejorada. Pero, y esto es ciertamente lógico, se mantendrá el uso de dos sensores en la parte trasera.

¿Sorpresa en el procesador del Samsung Galaxy S9?

Pues esto es algo que cada vez está cobrando más fuerza según la fuente de la información ya que, si bien se ha publicado algunos datos del uso del Snapdragon 845 con los Samsung Galaxy S9 en mercados como EEUU, parece que las cosas finalmente no sería así, y se apostaría de forma global por el uso del Exynos 9810 de fabricación propia y que utilizaría tecnología de 10 nm. Esto se debería a la elección de TSMC por parte de Qualcomm para fabricar su siguiente SoC de gama alta, y no decantarse Samsung. Esto, por otro lado, permitirá que otros fabricantes accedan antes al uso del Snapdragon 845, lo que sería buena noticias para Sony, Xiaomi, OnePlus y, como no, LG.

Snapdragon de Qualcomm logo

Veremos si esto se cumple finalmente, igual que la opción del uso de accesorios integrados y modulares en el Samsung Galaxy S9 al más puros estilo Motorola. Pero lo que sí que parece seguro es que el futuro smartphone de gama alta incluirá una cámara dual en su parte trasera y, esto, son buenas noticias para poder aprovechar zoom óptico 2X (al menos) y, como no, el siempre atractivo Modo Retrato con el desenfoque activo disponible.