Es evidente que Samsung se juega con el futuro lanzamiento de los Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus todo el año 2017 y que los errores cometidos con el Galaxy Note 7 no pueden volver a repetirse sin sufrir un daño irreparable para su imagen. Es por eso que en esta ocasión no van a dejar nada al azar y los posibles protagonistas de todo el proceso de fabricación van a ser marcas de reconocido prestigio. Sobre todo en lo que a baterías para dispositivos móviles se refiere.

Y es que como ya es costumbre en la casa, el principal proveedor de baterías para los Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus va a ser la propia Samsung a través de su división SDI, aunque los cambios llegan con el suplente, el que tiene que estar preparado en la banda por si la producción no da a basto y es necesario saltar al campo para jugar.

Sony y LG en la lista de preferidos

El caso es que tal y como informa The Wall Street Journal, Samsung se ha quitado de en medio a Amperex Technology Ltd (ATL), la empresa China responsable del segundo fallo en las baterías de los Galaxy Note 7, para confiarle esa tarea a Sony y a LG. No especifica si es posible que las dos compañías acaben participando o si una será al final la elegida pero las dos son del agrado de los coreanos.

Batería de Sony

Desde la comparecencia de Samsung hace unas semanas para dar a conocer las causas de lo ocurrido con los Galaxy Note 7, están en vigor dentro de la marca una especie de sistema de control de calidad exhaustivo y que gira alrededor de ocho puntos que son de escrupuloso cumplimiento. Es de imaginar que ese mismo listado de tareas se aplicarán a las marcas que quieran trabajar con los coreanos, ya sea en un papel principal o, como en este caso, secundario.

Ese control de ocho pasos que se ha impuesto Samsung tiene que ver con un test de durabilidad, una inspección visual de cada pila, un análisis con rayos X, un test de carga y descarga, otra prueba que examina el compuesto orgánico volátil total (TVOC por sus siglas en inglés), una prueba de desensamblado de la batería, otra de uso acelerado y un último llamado Delta Open Circuit Voltage (DOCV).

La presentación de los nuevos Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus no tendrá lugar en el MWC de Barcelona que empieza el domingo 26 de febrero sino que Samsung ha preferido concitar toda la atención mundial en un único acontecimiento que, muy posiblemente, tendrá lugar en Nueva York y que permitirá a los coreanos resarcirse de los malos momentos vividos el año pasado y dar a conocer todos los datos sobre su nuevo terminal: gama, colores, precios, etc.

De momento, a ese estricto control de calidad que se han impuesto, han añadido la decisión de confiar en marcas de renombre por si Samsung SDI no puede producir suficientes baterías y necesita la ayuda de Sony y LG.