Es evidente que el lanzamiento de su próximo Galaxy S8 se ha convertido en una importante piedra de toque para ver cómo los coreanos resurgen de la crisis del Galaxy Note 7. Es por eso que desde las oficinas de Seúl habrán pensado que cualquier precaución es poca y para evitar nuevos fallos han recurrido al siempre radical método del borrón y cuenta nueva.

Y ese empezar de cero tiene que ver con el componente clave que provocó la crisis el año pasado con los Galaxy Note 7: la batería. Es por eso que para el tope de gama que veremos llegar en apenas un mes y medio, Samsung ha decidido cambiar de proveedor que, en este caso, también significa cambiar de país de origen de esas pilas.

De China a Japón

Como os decimos, es evidente que los coreanos no quieren volver a meter la pata y por eso han preferido buscar un nuevo proveedor de baterías, dejando atrás a Amperex Technology, una empresa China con la que Samsung ha venido trabajando en los últimos tiempos. Esta compañía, por cierto, fue la que provocó la segunda oleada de fallos en los Galaxy Note 7 por un error en la soldadura de una de las piezas de la batería.

Galaxy Note 7 de Samsung, problemas batería

La elegida para sustituir a los chinos será Murata Manufacturing aunque queda por ver el papel que tendrá esta empresa dentro del proceso de fabricación de los futuros Galaxy S8 ya que, de momento, nadie duda de que será Samsung SDI la principal encargada de fabricar las baterías del nuevo flagship de los coreanos para el presente 2017.

¿Qué capacidad tendrá?

En las últimas semanas se han venido conociendo algunos detalles sobre cómo podría llegar a ser el hardware y diseño del nuevo Galaxy S8 de Samsung y, en lo que toca a la batería, hemos conocido varias configuraciones. Por un lado están las informaciones que hablan de una pila de 3.000 y 3.500 mAh. para los Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus (respectivamente), mientras que en otros medios se aventuran a decir que serán realmente de 3.250 y 3.750 mAh.

Como ya os hemos contado en otras informaciones, los nuevos Samsung Galaxy S8 no se podrán conocer en el próximo MWC que se celebra en Barcelona a finales de este mes, y tendremos que esperar a un evento propio de los coreanos. Es evidente que tras lo ocurrido con el Galaxy Note 7 es obligado concitar la máxima expectación alrededor de la marca para amplificar la importancia de la llegada de estos nuevos terminales.

Al fin y al cabo, y como os dijimos al principio de este artículo, los Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus se han convertido en la piedra de toque que los coreanos deben salvar para retomar el camino del éxito que habían llevado hasta el lanzamiento en marzo del año pasado de sus Galaxy S7 y Galaxy S7 edge. Y un elemento fundamental para que así sea está colocado bajo la parte trasera de su futuro terminal y es la que da vida al móvil permanentemente: la batería.