Una cosa es el precio oficial de un smartphone, y otra diferente es lo que le cuesta a la compañía fabricarlo. Echemos un vistazo a cuánto vale fabricar el reciente Samsung Galaxy S9 y el iPhone X de Apple. Spoiler: mucho menos de su precio de venta final, dictaminado por más factores.

Si un dispositivo me cuesta 300 euros fabricarlo y lo vendo a 200, estaré perdiéndole 100 euros; pero si en vez de eso lo vendo a 600 euros, estaré ganándole 300€ de beneficio. Esta es la ley básica de los fabricantes: vender algo por más dinero de lo que le costó hacerlo para obtener beneficios. La web Techinsights ha publicado hoy un completo estudio sobre los costes de fabricación de 5 gamas alta actuales, incluidos dos topes de gama: El Samsung Galaxy S9+, el Galaxy Note 8, el Galaxy S8+, el iPhone 8+ y el iPhone X. Centrémonos en los dos más recientes, S9+ y iPhone X.

Galaxy s9 y iPhone X

COGS, Cost of Goods Sold

En términos financieros, el COGS o ‘Cost of Goods Sold’ es el coste variable unitario directo que se asocian al proceso de fabricación de un producto o servicio, en este caso el coste de fabricar el Galaxy S9+ y el iPhone X en base al consumo de recursos como materias primas, máquinas y robots para el ensamblaje, el personal laboral, etc. En el caso de ambos terminales, como vemos hay una gran cantidad de componentes necesarios en el proceso, 17 nada menos, que son:

  • Batería
  • Cámara
  • Conectividad
  • Pantalla
  • Logistica
  • Memoria mezclada
  • Memoria no volátil
  • Memoria Volátil
  • Señal mezclada -circuitos analógicos y digitales
  • Componentes no electrónicos
  • Componente RF
  • Sensor
  • Gestión energética / Audio
  • Sensor
  • Substratos
  • Materiales de Soporte
  • Otros
  • Montaje Final y test

Como vemos en el cuadro resumen de Techsights –que también incluye a los otros tres terminales citados-, hay componentes que cuestan más en el Galaxy S9+ que en el iPhone X -por ejemplo la memoria volátil, 39 dólares en el S9 y 25,50$ en el iPhone X-, y también otros que valen más en el smartphone Apple que en el de Samsung. Incluso hay componentes que valen casi lo mismo, como el sensor, que a Samsung le cuesta 5 dólares y a Apple 5,50$.

¿Cual es más caro de producir?

Sumando lo que a cada compañía le cuestan los componentes y procesos que intervienen en la fabricación del aparato, vemos que de los dos, el iPhone X es el más caro, con unos costes COGS de 389,50 dólares (317,4 euros) por unidad frente a los 379,50$ (309,2€) que vale el Samsung Galaxy S9+ equipado con procesador Exynos 9810, una diferencia de 10 dólares entre ambos terminales creada por las decisiones tomadas por cada compañía.

Por ejemplo, Samsung integra el modem LTE en el chipset Exynos 9810 del terminal, algo que le cuesta 67$, mientras que Apple prefiere montarlos por separado con el procesador A11 y el model Qualcomm MDM9655 LTE, con un coste combinado de 64,50$. Otro elemento diferenciador es por ejemplo la pantalla, que a Samsung le vale 72.50$ por unidad y a Apple, que ha creado tendencia con el característico notch, 77$.