Hemos tenido la oportunidad de probar durante un espacio de tiempo corto el Samsung Galaxy Note 8, el nuevo phablet de gama alta de la compañía coreana. Este modelo llega para ser toda una referencia en el mercado, tanto por su diseño como por su hardware. Y, en esta toma de contacto, vamos a indicarte si creemos que es así.

Las sensaciones que nos ha dejado el nuevo modelo de la compañía corean son realmente buenas, mostrando una continuidad respecto a lo que ofrece el Galaxy S8+ pero con añadidos interesantes, como por ejemplo el habitual S Pen que, por cierto, ofrece novedades en su uso como por ejemplo el poder tomar hasta 100 páginas de notas sin tener que activar el Samsung Galaxy Note 8 o, también, su uso optimizado de la función de traducción.

Uso el S Pen del Samsung Galaxy Note 8

Por cierto, el nuevo phablet llega con un acabado en metal y cristal, donde no falta la pantalla curva que se ha consolidado en la gama alta de producto del fabricante. En lo que tiene que ver con los sensores biométricos se mantienen las tres opciones conocidas a principios de año: reconocimiento de cara, de iris y, como no, el lector de huellas (que se mantiene en la parte posterior). Aparte, la protección IP68 está presente en el Samsung Galaxy Note 8, por lo que esto no es un problema ni le hace perder puntos.

Rendimiento del Samsung Galaxy Note 8

Aquí las sensaciones que hemos tenido en el periodo de tiempo que hemos podido utilizar el terminal, hay que decir que son excelentes. Con un procesador potente y con el salto a los 6 GB, Android Nougat con la personalización habitual de Samsung funciona muy bien, sin notar retardo alguno con todo tipo de aplicaciones (incluso, las aplicaciones más exigentes y en multiventana funcionan muy bien). No podemos decir mucho de la autonomía, como es lógico, pero sí que hay que tener en cuenta que la carga de la batería es de 3.300 mAh, lo que es inferior a la que se integra en el Galaxy S8+.

Calidad de la pantalla del Samsung Galaxy Note 8

El panel SuperAMOLED es de una excelente calidad, con una resolución QHD+ para sus 6,3 pulgadas -y ofreciendo una representación de colores realmente buena-. Se utiliza la denominada Pantalla Infinita, lo que posibilita que el aprovechamiento frontal sea excelente. La cámara del Samsung Galaxy Note 8 es dual, hablamos de la tercera, y en las primeras impresiones que hemos obtenido al darle uso hay que decir que el software se mantiene como muy sencillo utilizarlo -pero completo-. La definición de las fotos que se obtienen es muy buena… incluso en el Modo Retrato, donde se saca un buen partido al desenfoque (no le falta zoom óptico 2X). En el vídeo se pueden ver algunos ejemplos de lo que es capaz de hacer el phablet.

Unos detalles finales del Samsung Galaxy Note 8

El primero es que se mantiene la compatibilidad con los diferentes accesorios actuales para la gama alta de Samsung, como por ejemplo DeX Station debido al uso del puerto USB tipo C (este, por cierto, se regalará en Europa al comprar un Samsung Galaxy Note 8). Aparte, también se podrán utilizar las gafas Gear 360 y la gafas Gear VR. Para finalizar, es importante comentar que los colores con los que se pondrá a la venta el phablet en España serán el negro y el dorado, siendo posible que posteriormente el azul también llegue a nuestro mercado.

This slideshow requires JavaScript.