Hoy es un gran día para el gigante de Internet. La firma americana ha presentado su nueva generación de gadgets, con los auriculares Pixel Buds, un nuevo altavoz inteligente, además del Pixelbook Go. Pero, sin duda, sus nuevos teléfonos han sido los claros protagonistas. Y ahora, te traemos las primeras impresiones tras probar el Pixel 4 XL.

Lo primero que sorprende del Pixel 4 XL es su diseño. Sí, el nuevo teléfono de Google cuenta con un aspecto muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Para empezar, han apostado por un módulo para la cámara cuadrado, semejante al del iPhone 11 Pro Max, pero sin esas protuberancias tan llamativas. Otro detalle que nos ha sorprendido es que ahora apuestan por un sistema de reconocimiento facial que quiere competir con su rival.

Eso sí, a cambio, perdemos un estilo más actual. Sí, el Pixel 4 XL de Google tiene un marco superior bastante notable. Con acabados en metal y cristal templado, llegará en colores blanco, negro y naranja. Además, y como no podía ser de otra manera en un modelo de estas características, el terminal será resistente al polvo y al agua, gracias a su certificación IP68.

Características del Pixel 4 XL: su gran punto fuerte será la cámara

Bajo el capó nos encontramos con un procesador Snapdragon 855 junto con 6 GB de memoria RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno. Una configuración que nos ha decepcionado bastante. Especialmente esas configuraciones de memoria tan limitadas. Poco hay que decir de su rendimiento, pues evidentemente con ese hardware ofrecerá un rendimiento de altura. Eso sí, por otro lado llega con Pixel Neural Core, un procesador adicional que mejorará la eficiencia energética.

Pixel 4 XL

Y le va a hacer bastante falta. Más, teniendo en cuenta la batería del Pixel 4 XL, que llega con solo 3.700 mAh con carga rápida de 18 W, algo que nos ha decepcionado. No hemos tenido la oportunidad de probarlo en profundidad, pero de momento no pinta demasiado bien en términos de autonomía. Por lo menos, tenemos carga inalámbrica y todo tipo de opciones de conectividad.

Pantalla del Pixel 4 XL

Uno de los puntos fuertes tiene que ver con su software. Más que nada por que el Pixel 4 XL llegará con Android 10 Stock, por lo que en ese aspecto no vamos a tener nada que criticar con total seguridad.  Pasando al apartado multimedia, nos encontramos con una pantalla de 6.3 pulgadas y resolución QHD+ y 90 Hz de tasa de refresco. Durante nuestras primeras impresiones, las sensaciones han sido muy buenas, por lo que en este aspecto apunta realmente alto.

Cámara del Pixel 4 XL

¿Y qué pasa con el apartado fotográfico? Pues que la cámara del Pixel 4 XL volverá a ser su gran exponente. Para empezar, monta un doble sensor de 16 megapíxeles, segundo sensor de 12 megapíxeles, ambos estabilizados. Pero, no hay gran angular. Sí, una grandísima decepción en este aspecto. Por lo menos, podemos garantizar que el proceso de imagen de Google hará que la cámara de este dispositivo sea una verdadera bestia. Eso sí, no entendemos que falte ese gran angular. Por último, la cámara frontal tiene 8 megapíxeles con efecto gran angular, por lo que en ese aspecto sí que podemos garantizar unas sensaciones muy positivas.

Frontal del Pixel 4 XL

Respecto al precio del Google Pixel XL, decir que el modelo de 64 GB costará 899 euros, o 999 euros para el modelo de 128 GB. Una cifra que augura unas ventas muy poco relevantes. Esperamos equivocarnos, pero el teléfono nos ha dejado bastante fríos, por lo que, a la espera de un análisis más completo, no apunta a ser el bombazo del año precisamente.