La compañía HMD Global tiene la intención de lanzar al mercado un dispositivo que revivirá un nuevo modelo que, en su momento, fue significativo en Nokia. Y todo apunta que esto va a ocurrir antes de los que se esperaba. Hablamos del Nokia X, un terminal que se lanzó por primera vez en el año 2014 y que tenía como uno de sus atractivos el sistema operativo que utilizaba.

Este modelo, que es posible que algunos no se acuerden de él, fue el primero de la firma que integraba Android -el desarrollo de Google para dispositivos móviles-, y se pudo ver en vivo y en directo en el Mobile World Congress de 2014. Pese a no ser un absoluto fracaso, no más que los modelos Lumia, no consiguió que Nokia se pudiera mantenerse por sí misma en el mercado (luego vino la venta a Microsoft y, posteriormente, que HMD Global es la encargada de fabricar los teléfonos son su nombre… y con bastante acierto, todo hay que decirlo).

Nokia presenta 5 teléfonos en el MWC 2018

El caso es que se han publicado varias imágenes en las que, en un expositor de publicidad, se puede ver la fecha exacta en la que le nuevo Nokia X será presentado y, por lo tanto, se producirá su regreso al mercado. Esta no es otra que el 27 de abril de este año 2018 y, el lugar elegido para el lanzamiento, China. Por lo tanto, y como decíamos antes, todo ocurrirá en poco tiempo y se adelantarían a las previsiones que al algunos hacían.

Pocos datos de los que ofrecerá el Nokia X

De los pocos que parecen seguros es que este modelo llegará con acabado en metal, buen aprovechamiento de los bordes y, además, no le faltará notch en la parte superior del panel. Por lo tanto, lo lógico es pesar que el Nokia X será un dispositivo que pensado para ser una opción en la gama alta de producto de dispositivos con sistema operativo Android (y, además, este desarrollo sin apenas modificaciones como es norma en los modelos que fabrica HMD Global).

Logotipo de la compañía Nokia

En lo que tiene que ver con el hardware principal del Nokia X, no hay muchos datos que se puedan indicar. Pero si atendemos al segmento del mercado que es su objetivo como indican en la fuente de la información, pensar en un procesador Snapdragon 845; 4 o 6 GB de RAM; y almacenamiento de 64 gigas o más; y un panel con ratio de 18: es lo más lógico. En lo que tiene que ver con las cámaras, el uso de dos sensores en la principal seguro que está presente, así como la posibilidad de realizar zoom óptico 2X y fotos con modo retrato. Si todo esto se conforma, ¿dónde quedaría el Nokia 9?