Por fin hemos podido probar el Moto G5, un terminal que llegará con dos configuraciones distintas y que en este vídeo nos vamos a detener exclusivamente en la versión más pequeña. Un terminal que, como ya os contamos del Moto G5 Plus, se olvida de materiales plasticosos para entregarse a esa moda premium que prefiere los metales.

El diseño del Moto G5 ahora brilla y se nota cómodo cuando lo tenemos en la mano aunque Lenovo podría haberse trabajado mejor algunos elementos como son los marcos de la pantalla. No dan la impresión de estar bien aprovechados por lo que el tamaño del terminal hubiera sido algo más reducido. De todas formas sus números son de 14,3cm. de alto, 7,3 de ancho y 9,5mm. de grosor, además de 143 gramos de peso.

Moto G5

Lo hemos probado en un atractivo color negro y la verdad es que viene con los elementos que todo el mundo podría imaginar: minijack de 3,5mm., conector USB Tipo-C y un nuevo módulo para la cámara remozado. Por cierto, el lector de huellas ha sido también mejorado y como en el caso del Moto G5 Plus, ahora funciona muy, muy bien. Es rápido y nos reconoce la huella sin problemas.

El hardware del Moto G5

Este nuevo terminal de Lenovo/Motorola viene con un procesador Snapdragon 430, 2 ó 3GB de memoria RAM y 16 de almacenamiento interno que podremos ampliar vía microSD. No es como para tirar cohetes pero los componentes andan acorde al precio que después nos vamos a encontrar en las tiendas.

Moto G5

Sobre la batería, decir que no dispondremos de una pila especialmente grande: 2.800 mAh. que podrían ser suficientes si tanto la instalación de Android como el resto de hardware del Moto G5 (principalmente la pantalla) ayudan a esa eficiencia energética. Por desgracia, ante un aprieto no vais a poder disponer de carga rápida como sí tiene el Moto G5 Plus. En lo que a conectividad se refiere no hay quejas. Tendremos lo esencial con este Moto G5: 4G/LTE, Wifi, Bluetooth, GPS, GLonass y hasta NFC.

Android puro puro

En este punto ya sabéis que Lenovo/Motorola sigue fiel a esa costumbre de meter instalaciones stock de Android. En este caso la versión 7 Nougat y que apenas añade nada salvo una pequeña aportación del fabricante. La app llamada Moto y que sirve para añadir gestos al terminal, encender la linterna y poco más. El resto es como si tuviéramos un Google Pixel (salvando las distancias) que cuenta con el box de aplicación colocado en un lugar distinto al de otras versiones del OS móvil.

Moto G5

Pantallas y cámara, de la mano

Llegamos a uno de los apartados más imortantes del Moto G5: la pantalla, que se reduce respecto del Moto G4 del año pasado. De 5,5 pulgadas pasamos a solo 5, con tecnología IPS y resolución FullHD. ¿Pensáis que ha dado la gama un paso atrás? Recordad que ese espacio lo ha ocupado ahora el Moto G5 Plus. El panel se ve correctamente, con colores vivos y un brillo que nos ha parecido, a falta de más pruebas, más que suficiente.

Moto G5

En la cámara no podemos profundizar mucho porque no lo hemos podido probar demasiado. Aun así el sensor principal cuenta con 13MP (y un modo profesional cada vez más trabajado) y el frontal solo con 5. Su precio de lanzamiento será de 199 euros (versión de 2GB de RAM).