La tecnología está llena de curiosidades. Algunas de ellas ofrecen funcionalidades sorprendentes y, otras, llegan por el hardware que los dispositivos ofrecen. En este último caso es donde se encuentra Jelly, un modelo que sorprende por las dimensiones de sus pantalla y opciones que ofrece. Te contamos lo que nos ha llamado la atención.

Claramente lo más atractivo de este dispositivo es que es, por el momento, el terminal móvil compatible con redes LTE (4G) y que utiliza el sistema operativo Android Nougat más pequeño que existe. Esto se debe, en gran parte, a que la pantalla de Jelly es de sólo 2,45 pulgadas con una resolución de 432 x 240, por lo que no se tiene que utilizar una carcasa de grandes dimensiones como es lógico pensar. El caso, es que este smartphone se puede colocar en la palma de la mano y, como terminal adicional –como por ejemplo para hacer deporte- es una opción interesante.

En el interior del dispositivo existe un procesador de cuatro núcleos que trabaja a 1,1 GHz (no se ha especificado el modelo concreto del SoC, por lo que tampoco se conoce la GPU integrada). En lo que tiene que ver con la batería incluida, esta tiene una carga de 960 mAh, que de primeras suena a muy poco, pero no se debe olvidar que la pantalla es pequeña y su resolución baja, por lo que el consumo no es elevado. Aparte, las cámaras de Jelly son de 8 megapíxeles con flash la trasera y de 2 Mpx la frontal.

Diseño del teléfono Jelly

Más detalles de Jelly

Dos son las variantes que llegan al mercado de este producto, que tiene como gran diferencia el almacenamiento interno que ofrece: 8 o 16 GB. Eso sí, en ambos casos la RAM es de 1 GB, por lo que no hay que pedir milagros… como mucho, solvencia. Aparte, es interesante comentar que, pese a las reducidas dimensiones que tiene, Jelly es un modelo tipo Dual SIM lo que es interesante para, por ejemplo, si se sale al extranjero.

Imagen de la parte trasera e Jelly

En lo que tiene que ver a las opciones de conectividad, aparte de lo indicado, no le falta a Jelly compatibilidad con WiFi, Bluetooth 4.0 y acceso a GPS. Es decir, que estamos ente un “nanomodelo” que es completo –tampoco le faltan sensores como por ejemplo giroscopio y brújula-. Vamos, que es bastante completo.

Colores del teléfono Jelly

Este dispositivo llega al mercado mediante Kickstarter, y los precios que tiene son de 59 y 75 dólares (los modelos de 8 y 16 GB de almacenamiento, respectivamente). Al cambio, hablamos de un coste de 54 y 69 euros. Por cierto, Jelly es una evolución del teléfono Elephone Q que se lanzó al mercado en el año 2015 pero, evidentemente, sin compatibilidad con redes 4G y con un sistema operativo algo más antiguo –Android 4.4 en este caso-. ¿Os parece una opción llamativa como segundo terminal y que compite con el Nokia 3310?