Hace unos días asistimos a la presentación de los nuevos iPhone XS, iPhone XS Max y iPhone XR, nuevos buques insignia de Apple. Ahora, un día antes de que los nuevos teléfonos del fabricante americano lleguen al mercado os traemos el primer desmontaje del iPhone XS donde se revelan algunos secretos del terminal. ¿Hay muchas diferencias respecto al iPhone X?

Y es que, aunque oficialmente el iPhone XS no llega al mercado hasta mañana día 21 de septiembre, algunos usuarios han podido probar el teléfono antes de tiempo. Y uno de ellos ha sido el canal de YouTube holandés Fixjeiphone NL, especializados en desmontar y reparar terminales de la compañía con sede en Cupertino el primero en subir un desmontaje del iPhone XS donde hemos podido ver cómo es por dentro el teléfono y si es muy difícil de reparar.

Así es el iPhone X por dentro: sus componentes al descubierto

Como vais a comprobar en el vídeo, reparar el iPhone XS va a ser bastante difícil debido principalmente a la dificultad a la hora de extraer la pantalla del resto del dispositivo. ¿La razón? al contar con certificación IP68 que dota al teléfono de resistencia al polvo y al agua, pudiéndolo sumergir durante 30 minutos hasta dos metros de profundidad, el teléfono cuenta con unos sellos herméticos que hacen que cualquier reparación que afecten a este componente sea más difícil de realizar.

El iPhone XS cuenta con una sola batería en vez de las dos del iPhone X

Por ello, pese a mejorar al nuevo buque insignia de Apple dotándolo de esta certificación, el primer desmontaje del iPhone XS nos muestra que es más difícil de reparar que su predecesor. Y, aunque a la hora de reparar el terminal no afecta en nada, hay otro detalle bastante destacable que marcan la diferencia entre el XS y el iPhone X; la batería.

iPhone XS desmontado junto al iPhone X

Sabemos que la batería del iPhone XS es de menor capacidad que la del iPhone X. Y ahora sabemos el motivo de este hecho. Como podréis ver en la imagen que encabeza estas líneas, el nuevo teléfono de la compañía americana cuenta con un único módulo de batería mientras que el iPhone X, situado a la izquierda de la imagen, cuenta con dos módulos.

iPhone XS desmontado

Este cambio permite que, pese a tener menor capacidad que el modelo anterior, la batería del iPhone XS cuente con la misma autonomía que el modelo anterior. En definitiva, podemos ver pocos cambios entre ambos terminales a la hora de desmontarlos, aunque el nuevo teléfono de Apple tiene un plus de dificultad debido a los sellos herméticos que permiten que el iPhone XS sean impermeables. Un mal menor si tenemos en cuenta las ventajas de la certificación IP68, ¿no creéis?