Cuando el iPhone 6 llegó al mercado el terminal estuvo envuelto en polémicas por los problemas que sufría la pantalla por la facilidad que tenía el dispositivo para doblarse. Esto provocó una demanda judicial en Estados Unidos y hoy tenemos una noticia sorprendente: Apple conocía perfectamente el problema del iPhone 6 y lo ocultó.

Ha sido la jueza Lucy Koh, que lleva entre otros casos contra Apple, la demanda por los problemas con la pantalla tácil del iPhone 6, quién ha revelado una serie de documentos que demuestran que la compañía con sede en Cupertino sabía de antemano que tanto el iPhone 6 como el iPhone 6 Plus eran más propensos a doblarse que modelos anteriores.

Es cierto: Apple baja el rendimiento de los antiguos iPhone por su batería

Para ello, la firma americana hizo una serie de pruebas donde vieron que el iPhone 6 tenía 3.3 veces más posibilidades de doblarse que su predecesor, mientras que el iPhone 6 Plus pasaba a tener un 7.2 veces más probabilidades. Una cifra realmente alta.

iPhone 6 doblado

Apple conocía previamente el problema del iPhone 6 y iPhone 6 Plus pero lo ocultó

El problema no llega con el hecho de que el iPhone 6 y iPhone 6 Plus sean más propensos a doblarse que modelos anteriores, sino por el hecho de que la compañía americana negó este hecho en todo momento llegando a afirmar que la culpa era de los usuarios.

Cuando comenzaron a aparecer los primeros problemas con la pantalla del iPhone 6 y iPhone 6 Plus, el fabricante de la manzana mordida llegó a decir uqe la culpa se debía a que estos dispositivos se habían caído varias veces sobre una superficie dura y esto generaba un gran estrés al dispositivo.

Algunas Nintendo Switch se deforman, la causa podría ser el calor

Mientras tanto, aunque no dudase en acusar a los usuarios de sus productos de haberlos golpeados, el fabricante comenzó a añadir epóxido, un adhesivo que absorbe los impactos, en la parte inferior del procesador para hacerlo más resistente, pese a que la firma seguía afirmando que no había ningún problema en el diseño del iPhone 6.

Habrá que ver cómo va a actuar Apple ante esta publicación pues la compañía americana poco va a poder hacer para defenderse ante esta acusación, más si tienen documentos internos que demuestran que conocían estos problemas en sus terminales. El fabricante lleva tiempo sufriendo una pérdida de credibilidad, más tras la polémica con las baterías de sus teléfonos, y este nuevo golpe podría hacer caer el prestigio del fabricante.