El otro día en Topes de Gama os contamos que, por sorpresa, todo apunta que la compañía Razer está trabajando en el lanzamiento de un smartphone propio y que, además, este no tardará mucho en ser presentado ya que se apunta al 1 de noviembre de 2017 para su presentación. Pues bien, hoy se ha conocido la primera imagen de este dispositivo.

Sin nombre todavía -se apunta a Razer Phone-, el dispositivo ha pasado la prueba de rendimiento Geekbench y, por ello, se ha podido conocer arte del hardware que ofrecerá el terminal. Y, lo cierto, es que se apunta claramente a la gama alta producto y, por lo tanto, que tiene un claro enfoque al segmento de los juegos (lo que tendría sentido al tratarse de esta compañía, que tiene un gran prestigio en el mercado gaming).

El caso, es que el smartphone del que hablamos disponía de un procesador Snapdragon 835 de Qualcomm (con una GPU Adreno 540); 8 GB de RAM; y pantalla de 5,7 pulgadas con resolución QHD. Es evidente que los juegos en tres dimensiones se ejecutar con una fluidez muy ata, y la pantalla en modo apaisado se ajusta a lo que se espera de una consola portátil. Por lo tanto, aquí se podía encontrar sentido a lo que prepara Razer.

Razer Phone en Geekbench

Imagen trasera del teléfono de Razer

Pues esto es lo relevante que se ha conocido hoy y, lo cierto, es que lo que se ve en esta no deja indiferente. Esto lo decimos debido a que, por ejemplo, esta muy claro que el modelo de Razer llega con dos sensores en la parte trasera (todo apunta a elementos de 12 megapíxeles, mientras que el frontal sería de 8 Mpx). El caso, es que de esta forma se podrán hacer fotos de calidad y, los juegos que utilizan la realidad aumentada se ejecutarán con gran calidad.

Trasera Razer Phone

Otros detalles interesantes son que el diseño es muy limpio, lo que es habitual en Razer, y que los botones laterales están mucho más bajos de lo que es normal en los dispositivos con Android, para de esta forma favorecer su uso cuando se utiliza en horizontal el dispositivo. Detalles interesantes, no cabe duda, y veremos si son suficientes para conseguir una aceptable cuota de mercado y, también, esto al menos podría justificar compras que ha hecho Razer anteriormente (como por ejemplo la consola Ouya o la compañía Nexbit que puso en el mercado el teléfono Robin).