Era un secreto a voces, la verdad, pero ahora ya se ha confirmado: el Mobile World Congress pierde a una de las estrellas que ha tenido durante los tres últimos años. Nos referimos a la nueva entrega del terminal de gama alta del gigante coreano, en este caso el Samsung Galaxy S8. Por lo tanto, en el evento que se celebrará en Barcelona la compañía no mostrará al gran público lo que tiene preparado para competir con los mejores en este 2017. Habrá que tener algo más de paciencia.

Lo cierto es que hoy ha sido un día importante para el fabricante, ya que se han hecho públicas las razones por las que el Galaxy Note 7, que nosotros probamos en su momento en Topes de Gama, tuvo problemas de sobrecalentamiento. El caso, y tal como ya hemos publicado, es que una combinación de prisas con fallos en las batería fueron las causantes y, ahora, toca recuperar el terreno perdido con el nuevo Samsung Galaxy S8.

¿Y cómo se ha confirmado por parte de Samsung que el nuevo smartphone no estará en el Mobile World Congress? Pues de una forma rotunda y clara: el presidente de la compañía, Koh Dong-jin, ha sido el que en unas declaraciones a Reuters ha indicado esto. La rotundidad ha sido grande, y en ella queda muy claro que el dispositivo retrasará este 2017 su presentación, apuntando esta a finales del mes de marzo -algunas filtraciones indican que el día 29 sería el momento elegido- cuando el Samsung Galaxy S8 sería una realidad.

Posible diseño del Samsung Galaxy S8

Máxima seguridad en el Samsung Galaxy S8

Una de las razones que llevan al Samsung Galaxy S8 a no ser de la partida en el Mobile World Congress es que se le aplicará el nuevo sistema de seguridad de ocho puntos que ha indicado el fabricante que será el que utilice para controlar el buen funcionamiento de las baterías. A continuación, dejamos una imagen que muestra cuáles son los apartados que se van a comprobar de una forma muy concreta (donde no faltará incluso el uso de rayos X):

Ocho puntos de seguridad de control de baterías de Samsung

Evidentemente del Samsung Galaxy S8 se tiene que esperar lo mejor, como por ejemplo un nuevo procesador más potente -en España llegará el Exynos 8895-; la cantidad de RAM ascenderá a los 6 GB; y la pantalla, como siempre, será espectacular y curvada en sus dos laterales (puede que, finalmente, se lance un modelo con paneles tradicionales). Además, habrá novedades tales como el asistente Bixby; el botón Home podría pasar a mejor vida para aprovechar mucho mejor la parte frontal; y, quizá, se elimine el uso de la toma de auriculares tipo jack de 3,5 milímetros. Evidentemente, todo esto está sin confirmar.

Pero lo que sí es una realidad es que el Samsung Galaxy S8 no se verá en el Mobile World Congress, algo que sí aparece que harán otros modelos como por ejemplo el LG G6; el nuevo Moto G5; el Xiaomi Mi MIX Evo; y, por lo que parece, un par de modelos de gama media de Sony. Por lo tanto, interés hay en el evento de Barcelona donde estaremos presentes.