La compañía Apple trata de optimizar la fabricación de los futuros iPhone, al menos en lo que tiene que ver con los costes. Para conseguirlo, la firma de Cupertino lo que está realizando es un cambio de proveedores, cambiando los que utiliza actualmente por nuevos que están en China.

Con este movimiento se cree que Apple desea conseguir dos cosas. La primera es reducir el coste de fabricación de los iPhone, lo que le permitirá aumentar el margen de beneficio que consigue con cada uno de ellos (que es el más grande de todos los smartphones de gama alta que hay en el mercado). Además, también podrá “congelar” e incluso reducir quizá algo el precio de venta al público, lo que hará que sus terminales sean más atractivos en el mercado. Todo muy normal y completamente lógico en una compañía que no genera sus propios componentes.

Los iPhone de 2018 tendrán una carga inalámbrica tan buena como los Android

Apple encuentra como producir los iPhone más barato

Según se apunta en la fuente de la información, la compañía dirigida por Tim Cook (un verdadero experto en técnicas de gestión y producción), la decisión que se ha tomado es la de cambiar algunos de los proveedores que ha utilizado hasta la fecha por otros que son más económicos. Y, esto, ha llevado que se dejen fabricantes taiwaneses en beneficio de los chinos, consiguiendo un ahorro en cada uno los iPhone que se pone en el mercado. Y, por extensión, haciendo más competitiva a Apple -está por ver si la calidad de los componentes será la misma, claro-.

Diseño del iPhone 2018 con pantalla de ,5 pulgadas

Un ejemplo de los movimientos que se han realizado son el cambio de suministrador de los chasis metálicos (dejando a Catcher Technology para ponerse en manos de Everwin Precision Technology) y, además, Apple también deja a Taiwán Simplo Technology, quien le vendía baterías para comprar estos componentes a las firmas chinas Desay Battery Technology y Sunwoda Electronic. Lo cierto es que no son precisamente elementos poco importantes en un smartphone, por lo que habrá que revisar su comportamiento detenidamnete en la próxima generación de los iPhone.

Este cambio, aparte de los los tres iPhone que se espera en otoño de 2018, también afectará a los tablets iPad y, como no, a los portátiles de Apple, concretamente el modelo MacBook Air -del que se espera una evolución este mismo año- podría ser otro de los primeros dispositivos con componentes de los nuevos suministradores chinos.

Apple quiere mejorar el sonido de los iMac integrando un subwoofer