El Coltán es uno de los minerales que se utilizan en la fabricación de todo tipo de dispositivos móviles y electrónicos, lo que ha llevado a que en los últimos años haya sido el centro de infinidad de polémicas por las consecuencias que trae su uso. Sobre todo en la población del país que tiene el 80 por ciento de las reservas mundiales: la República de El Congo.

Desde hace mucho tiempo hemos venido escuchando esos problemas que se provocan en el lugar de origen y que tienen que ver, no solo por las condiciones de semi esclavitud de muchos de los trabajadores que extraen el Coltán de las minas (labor que llevan a cabo en unas penosas condiciones de salubridad y seguridad), sino por las circunstancias económicas que rodean a todo el negocio.

Coltán para los móviles

Este mineral, que con su uso en la pujante industria de la telefonía móvil se ha vuelto esencial, ha provocado que su comercialización haya servido para sufragar incontables guerras civiles en el país, con facciones luchando por controlar esas minas donde se recoge.

¿Para qué se usa el Coltán?

En muchas ocasiones se dice que este mineral se utiliza para la industria de los teléfonos móviles pero ahí se queda la explicación. Y hay que decir que todo su valor tiene que ver con la cantidad de tántalo que se puede extraer de cada piedra. Tened en cuenta que el Coltán es un mineral metálico negro compuesto de columbita y tantalita, y es de este último de donde se saca el elemento que después llevaremos en nuestros móviles. ¿Pero dónde?

Uno de los grandes avances que ha permitido el tántalo en los últimos años es la reducción del tamaño de las baterías. La capacidad de este elemento para guardar altas cargas eléctricas en espacios muy pequeños está su enorme importancia. Pero hay más. Además, el óxido de tántalo sirve para fabricar lentes para cámaras mucho más finas y pequeñas, que mantienen todas sus características intactas.

Procesador en interior de Smartphone

Más usos tienen que ver con componentes tan importantes com los microprocesadores, donde actúa de barrera para mantener a salvo a los millones de transistores que tiene en su interior. Por último, este tántalo se utiliza para controlar con eficacia a todos aquellos materiales conductores que se encargan de llevar las señales del dispositivo de manera rápida y fluida.

Otros usos del Coltán

Si lo anterior ya nos toca especialmente, no penséis que sus usos se quedan ahí. Otras aplicaciones del tántalo que se extrae del Coltán tienen que ver con la fabricación de aleaciones de metal tanto en productos químicos como en carburos. Estos materiales que se obtienen se llegan a utilizar en los motores de aviones, en turbinas cuyo uso se enfoca en generar energía o en reactores nucleares.

Por último, el tántalo también cuenta con un uso sanitario, en el acero quirúrgico de muchas herramientas o para recubrir prótesis humanas. La clave de que sea tan bueno para estas aplicaciones hay que buscarla en que no es reactivo ni irritante para los tejidos corporales.