Por muy avanzado que se intente ser, en ocasiones los productos que se fabrican pueden tener problemas -de mayor o menor calado-. Un ejemplo es lo que le ha ocurrido a Tesla con su modelo Model X SUV, esto lo decimos debido a que se ha tenido que llamar a los talleres a una buena cantidad de ellos para resolver un problema en un asiento trasero.

No todos los Tesla Model X SUV tiene el fallo que se he encontrado, por lo que la cantidad de unidades que necesitan del arreglo es de unos 11.000 según ha indicado la propia compañía. Esta ha dado el paso de llamar, por iniciativa propia, a los mencionados coches para solventar el problema (y se espera que sólo se alcance el 3% de vehículos afectados realmente). El caso, es que no es la primera vez que le ocurre esto a la compañía, un ejemplo fue el año 2015, donde se arreglaron 90.000 unidades del Model S. Eso sí, la reacción de Tesla siempre ha sido eficiente y rápida al detectar fallos, es o es innegable.

Coche Tesla Model X SUV rodando

Qué le ocurre a los Tesla Model X SUV

Pues, específicamente, el problema detectado tiene que ver con las correas de anclaje de los asientos posteriores (concretamente de la segunda fila) no están bien ajustados, lo que podría ser un problema en caso de accidente. Eso sí, la propia Tesla ha indicado que no se ha tenido notificación alguna de fallo en los Model X SUV que están circulando, por lo que la gravedad del problema no es muy elevada. Pero, como siempre, mejor prevenir que curar.

Por cierto, si te preguntas cuales son concretamente los modelos de Tesla Model X SUV afectados, estos son los que se fabricaron entre el 28 de octubre de 2016 y el 16 de agosto de 2017, por lo que son bastante modernos. Si por casualidad tienes uno o conoces a alguien que lo tenga, no dudes en llevar el coche a un centro de servicios autorizado -o avisar para que lo hagan, claro-.

Elon Mus en el interior del un Tesla Model X SUV

Un arreglo sencillo para los Tesla Model X SUV

Pues lo cierto es que según se ha informado, lo que se tiene que hacer es ajustar de forma adecuada la correa o cable que antes hemos comentado, lo que supone un tiempo estimado arreglo de sólo 10 minutos, por lo que no es precisamente un drama. Eso sí, desde el fabricante se aconseja que hasta que se haga esto si el Model X SUV es de los afectados, que no se sienten adultos en los asientos de la segunda fila del coche. El caso es que Tesla, como muchos fabricantes, no está exenta de tener problemas de fabricación o ensamblaje, peor lo interesante es ver que reacciona de forma rápida y efectiva.