Tal y como anunció hace poco Elon Musk, los nuevos supercargadores de Tesla V3 son una realidad en el mercado. Con esta nueva generación de dispositivos para los coches eléctricos de la compañía, se optimizan los trabajos con una media en todo su catálogo de producto que alcanza mejoras de hasta el 50%.

La nueva potencia máxima d entrega que ofrecen los Tesla V3 asciende hasta los 250 kW de forma individual (no compartida) gracias a un conjunto de potencia que es de 1 MW. Esto, más allá de los número, significa unas interesantes mejoras en tiempo de recarga. Así, por ejemplo, el Model 3 Long Range permite realizar procesos por los que en cinco minutos es posible rellenar lo necesario para recorrer hasta 150 kilómetros (incluso, el nuevo modelo económico de la compañía de Elon Musk se cargará por completo en sólo 15 minutos).

Batería de anuncios de Elon Musk: nuevos Supercargadores y llegada del Tesla Model Y

Otra de las mejoras importantes es que se vuelve a utilizar una cable más ligero y menos pesado que en la generación anterior, y que tiene la particularidad de volver a la disipación líquida. Esto, por un lado, evita posibles problemas de temperatura y, además, avanza en la eficiencia ya que pueden realizar trabajos de una forma más intensiva sin peligro alguno. Es decir, que el supercargador Tesla V3 significa el adiós de la refrigeración por aire existente en el V2.

Cargador Tesla V3 frente al Tesla V2

Tesla V3 (izquierda) frente a Tesla V2 (derecha)

La llegada de Tesla V3 se acompaña con una actualización de software

Esto es algo completamente lógico, ya que si no existe na mejora del firmware de los coches no se puede aprovechar las novedades ofrecidas por la nueva generación de supercargador. De forma gradual en los diferentes modelos de la compañía irán llegado las mejoras de software, empezando por los Model 3 y, posteriormente, lo recibirán los Model S y Model X -en los próximos meses, pero sin una fecha concreta-. Una de las interesantes novedades que se añaden es la tecnología llamada On-Route Battery Warmup, una opción que precalienta las baterías de los vehículos que detecta la entrada en un centro de recarga para que este componentes ofrezca la considerada como óptima (esto también reduce los tiempos de uso de los nuevos Tesla V3 en hasta un 25%).

Los primeros supercargadores Tesla V3 se encuentran en Fremont (EEUU), pero irán desplegándose de forma rápida en el resto de lugares donde la compañía ofrece este tipo de estaciones de carga. El caso, es que todo apunta que el objetivo que Elon Musk de optimizar estos procesos en sus coches eléctricos es toda una realidad, ya que hablamos de tiempos que permitirán conseguir autonomías de 1.500 kilómetros en una hora de recarga (en el caso de disponer de baterías que permitan esta posibilidad).

Así luce el primer coche eléctrico de Cadillac. ¿Nuevo rival para Tesla?