Como sabéis, Elon Musk tiene entre ceja y ceja llevarnos lo más rápidamente al futuro y para eso sus empresas están trabajando en tres grandes áreas: por un lado los coches Tesla, que quieren terminar para siempre con el uso de combustibles fósiles, por otro perpetuar a la especie humana en el Universo facilitando la exploración de otros planetas con SpaceX y, por último, acelerar los transportes en la Tierra con inventos como este Hyperloop.

Y es precisamente sobre esta última pata de la que os vamos a hablar y que hoy mismo ha recibido una gran noticia que tiene que ver con la entrada del proyecto Hyperloop en una nueva fase: la de construir la primera cabina de pasajeros que podría entrar en funcionamiento a principios del año 2018.

Una cabina con 100 pies

Esta cápsula de Hyperloop de la que han anunciado hoy el comienzo de su construcción, será la encargada de llevar y traer a los futuros pasajeros de este sistema de transporte que se lleva a cabo dentro de un enorme tubo por el que podremos desplazarnos a velocidades increíbles, cercanas a los 1.200 km/h. Eso significa que podríamos llegar de Madrid a París en apenas 60 minutos. Menos que un avión y, obviamente, muchísimo menos que un coche o un tren.

Esta cabina ya cuenta con algunos datos interesantes como su peso, que será de unas 20 toneladas, tendrá un largo de 30 metros (100 pies) y un diámetro de cabina de 2,7, además de que podrá transportar un rango de pasajeros que el fabricante sitúa entre los 28 y los 40.

Hyperloop

Lo más sorprendente es que un vagón de estos podrá salir disparado desde la estación de Hyperloop en apenas 40 segundos hasta circular a velocidades punta de 1.200 kilómetros por hora. Tened en cuenta que la barrera del sonido se rompe a los 1.234 Km/h. así que esperemos que ese estruendo no se escuche nunca dentro del túnel…

De momento Hyperloop está buscando su viabilidad en muchos lugares de todo el mundo, donde los responsables de la compañía están comprobando qué posibilidades (y dónde) hay de instalar una primera sección que demuestre en la práctica que los números en la mesa de diseño no están equivocados.

De esta manera, con la entrada en funcionamiento (aunque sea para pruebas) de esta primera cabina de pasajeros, Hyperloop completa una nueva fase y nos hace pensar que cuando en 2013 Elon Musk contó al mundo en lo que estaba pensando… no iba de farol ¿Qué os parece este medio de transporte?