Una nueva compañía ha dado el paso para incluir la tecnología de realidad virtual como parte en sus procesos de desarrollo de producto. Nos referimos a Ford, que ha publicado un vídeo en el que muestra cómo sus ingenieros han dado el salto evolutivo para optimizar su trabajo mediante el uso de unas gafas compatibles.

El modelo que han elegido para cambiar la creación de modelos de físicos de plástico (e, incluso, arcilla) para realizar cambios en los diseños de los coches de Ford son las gafas HoloLens de Microsoft. Con estas, es posible ver los resultados de las modificaciones en apartados como la carrocería de forma inmediata y, así, tomar una decisión -esto siempre que se han generado los cálculos correspondientes con el software de diseño que se utiliza-.

Lo cierto es que, ahora que la realidad virtual está en un momento de cierto estancamiento en el mercado doméstico, ya que la esperada llegada masiva de juegos o eventos utilizando esta tecnología no se ha producido -sólo hay algunos intentos por parte de compañías como Sony o Samsung-. Parece totalmente lógico el foco que hace Microsoft al mercado más profesional. Y, por lo que parece, clientes no le faltan ya que, aparte Ford, hay otras compañías que ya dan uso a las HoloLens en sus procesos productivos como pueden ser Audi, Lowe o la propia NASA.

Un buen uso de la realidad virtual por parte de Ford

Aunque según se ha explicado por parte del fabricante que, por el momento, no se ha abandonado del todo el uso de modelos de creación tradicional. El cambio a la tecnología de creación de entornos virtuales es una decisión definitiva y, poco a poco, pasará a ser completo y definitivo. Y, la verdad, es que como se puede ver en el vídeo que ha publicado Microsoft donde se ve la implementación que ha hecho Ford de las gafas HoloLens, parece que tiene toda la lógica el mencionado salto evolutivo:

El segmento profesional puede ser la tabla de salvación momentánea a la que se pueden agarrar las compañías que trabajan para que la realidad virtual sea algo definitivo entre todos, incluso en el mercado doméstico. El hardware va evolucionando, algo despacio la verdad, pero el gran problema que existe es el del software ya que los desarrolladores ahora mismo no están por la labor por lo que parece. Veremos si empeños como el de Ford, Lenovo o HP tiene su efecto y el día 3 de octubre en un evento programado por Microsoft quizá tengamos novedades a este respecto.